El referéndum de Sánchez

Si el presidente del Gobierno Pedro Sánchez sigue viajando por el camino de las ocurrencias y las rectificaciones pronto ganará el título de ‘Sánchez el caótico’. Ayer mismo el presidente anunció un impuesto para el gasóleo y poco después la ministra de Industria Reyes Maroto calificó dicho anuncio de ‘globo sonda’.

Aunque para globo sonda el anuncio de Sánchez de que pretende convocar en Cataluña un ‘referéndum de autogobierno’ o ‘estatutario’. lo que levantó una gran polvareda política y un rechazo general de sus adversarios de PP y Cs y de los propios soberanistas que afirman que esa propuesta sobre un nuevo estatuto forma parte del pasado y que ellos sólo están interesados en ‘el derecho a decidir’, como lo subrayó ayer Elsa Artadi.

Sin embargo el uso por Sánchez de la palabra ‘referéndum’ ha provocado toda clase de suspicacias y de desconcierto absoluto en el PSOE y el PSC, lo que obligará a Sánchez a su enésima rectificación cuando está a punto de celebrar sus primeros 100 días en el Gobierno.

Rectificaciones que se iniciaron con el cese fulminante de su ministro de Cultura y Deportes Màxim Huerta, y le han seguido la de su política de inmigración tras el entusiasta recibimiento del buque Aquarius, después la defensa del juez Llarena, el futuro del Valle de los Caídos, el sindicato de las trabajadoras del sexo (que provocó ayer el cese de una directora general), el impuesto al gasóleo, el impuesto a La Banca del que nunca más se supo, y ahora llegará la rectificación sobre su ‘referéndum de autogobierno’ porque nadie lo quiere ni lo entiende.

Y todavía se permite el ministro Ábalos hacer bromas sobre esta cadena de decisiones erráticas de Sanchez y su Gobierno para decir que lo importante es que finalmente se tome la mejor decisión, cuando lo que revela semejante espectáculo es una alarmante incompetencia política.

Y lo que es peor, que el Presidente Sánchez no sabe dónde está ni hacia dónde va. Y ello rearma la función de la Oposición y desconcierta a sus aliados en la moción de censura a Rajoy, incluido el propio PSOE.

Y mucho cuidado con la palabra ‘referéndum’ porque eso es mentar a ‘la bicha’ en un país como España tan sensibilizado con el desafío catalán. En cuanto a su otro anuncio de que espera lograr un ‘Presupuesto socialista’ para 2019, insinuando que si no lo consigue podría adelantar elecciones generales para el otoño de ese año, ya podemos decir que tampoco lo va a cumplir y que rectificará prorrogando los Presupuestos de 2018 como tarde o temprano se verá. Aunque antes de llegar a esa tesitura a buen seguro que quedarán muchas decisiones más por rectificar. Ya lo verán.