Ministra Valerio: ‘me han metido un gol’

Y ya van cuatro sonoras rectificaciones del Gobierno de Sánchez: primero la de la inmigración (ayer llegaron a España otros 500 inmigrantes) después de la eufórica acogida de la vicepresidenta Carmen Calvo del buque Aquarius, y todo ello mientras crece el enfrentamiento migratorio en el seno de la UE.

Luego la ministra Delgado de Justicia dijo que no quería que el Gobierno se ocupara de la defensa del juez Llarena, lo que finalmente Sánchez declaró  ‘asunto de Estado’. Después fue el propio Sánchez quien se desdijo y afirmó que el Valle de los Caídos debe ser un cementerio civil, y finalmente ha sido la ministra de Trabajo Magdalena Valerio quien acusa a su departamento de haber admitido y publicado en el BOE la creación de un ‘sindicato para las trabajadoras sexuales’.

Valerio, en el día mismo del sorteo de los grupos de la Champions League, declaró que le habían ‘metido un gol por las escuadra’. Y ahora se afana en ver cómo se puede anular la inscripción de ese peculiar sindicato por parte de un gobierno socialista y feminista.

Y preguntamos ¿quién en el ministerio de Trabajo admitió al nuevo sindicato de ‘las trabajadoras del sexo’ y como no sabía nada de eso la ministra? Se ve que el desembarco de los socialistas en el Gobierno ha sido atropellado y que Valerio ha colocado en puestos claves de su departamento a personas no preparadas para el cargo.

El Gobierno de Sánchez de 84 escaños no da pie con bola y vive en un sin vivir por las continuas amenazas y enfrentamientos de sus socios. Así se aprecia ahora entre el PDeCAT y Podemos a propósito de la subida del IRPF a las rentas más altas, como lo habían pactado negociadores de Sánchez e Iglesias y a lo que se oponen los catalanes del PDeCAT.

Lo que vuelve a poner en entredicho la propuesta de techo de gasto para los Presupuestos de 2019 y amenaza el cumplimiento europeo por España del objetivo de déficit del 1,8 % para el año próximo.

Y por supuesto si Sánchez no aprueba las cuentas de 2019 y debe renovar los Presupuestos de 2018, de Rajoy, no podrá aumentar el gasto social y no cumplirá sus compromisos con Podemos poniendo en riesgo la estabilidad parlamentaria del Gobierno.

Y no solo por parte de Podemos sino también por el flanco del PDeCAT y ERC una vez que parece que Torra se va a lanzar por la vía del desafío al Estado traspasando la raya de la legalidad. Lo que avisa que anunciará la semana próxima cuando arranque el curso político que sin duda será un momento muy tenso e intenso en el que el Gobierno de Sánchez lo va a pasar muy mal.