Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Doñana, Marruecos y el fútbol

Angela Merkel llega a Sanlúcar para reunirse con Pedro Sánchez

Más ayuda económica de la UE a Marruecos parece ser la fórmula que Ángela Merkel y Pedro Sánchez han barajado en Doñana para frenar la oleada de pateras que llenas de inmigrantes subsanaríamos no cesan de llegar a nuestro país por diferentes motivos. Y sobre todo por causa de la ‘vista gorda’ con la que las autoridades marroquíes permiten a las mafias hacer su agosto, y nunca mejor dicho, con el tráfico de inmigrantes. 

Al fondo de esta oleada de pateras está el malestar de Mohamed VI porque Sánchez rompió la tradición de los jefes de Gobierno de España de viajar a Marruecos en la primera visita oficial al exterior. Sánchez ninguneó al Rey alauita y ahora anda intentando que el monarca marroquí lo reciba y por el momento no hay fecha para ese encuentro. 

Y mientras tanto España mueve sus influencias en Berlín y Paris, y como hace ya muchos años ocurrió en China en 1972, tampoco descarta utilizar el deporte como un elemento de ayuda y de presión al Gobierno de Rabat si cuajara una candidatura conjunta de España y Marruecos (y puede incluso que con Portugal), para el Mundial de Fútbol de 2030. 

La diplomacia deportiva fue algo que con el Ping Pong le sirvió en EE.UU. al presidente Ricard Nixon para abrir relaciones con China gracias a la astucia del que fue su secretario de Estado Henry Kissinger. Y algo parecido ocurrió en fecha reciente entre las dos Coreas con motivo de la Olimpiada invernal que organizó el gobierno de Seúl. 

De manera que también puede servirle a España porque la relación de España con Marruecos ha sido siempre tensa y un pulso constante. Donde Rabat y desde la entrada de España en la UE tenía todas las de perder pero el problema de la inmigración le dio a Marruecos un arma poderosa para presionar a nuestro país, como está ocurriendo ahora, y una que que la crisis de Perejil pasó a la Historia y que la reivindicación de Ceuta y Melilla parece dormida, como el compromiso de España con el pueblo saharaui. 

Y si bien es cierto que el Rey Felipe VI tiene problemas en Cataluña también es verdad que el Rey Mohamed VI tiene problemas con los islamistas y no está bien de salud. 

De manera que las capitales Madrid y Rabat están obligadas a entenderse, sobre todo en la lucha contra el terrorismo islámico por el claro interés que en esto tienen ambos países. Y sobre todo porque España es una excelente fuente de negocios y de turismo para el reino alauita y la puerta hacia la UE de las exportaciones marroquíes a Europa. 

De manera que la vigente tensión de las pateras marroquíes se debe acabar y el control del flujo de inmigrantes hacia Europa y pasando por Marruecos merece que se pueda controlar. Y en ello las ayudas económicas de la UE, de las que Sánchez y Merkel hablaron en Doñana parece algo fundamental. 

 

Sobre el autor de esta publicación

Pablo Sebastián

Pablo Sebastián, actual Editor y fundador del diario digital Republica.com, ha sido el primer periodista en fundar un diario exclusivamente digital de habla hispana en España y America, al iniciar esta su etapa profesional y digital en el año 1997 con EstrellaDigital.es, hace ya 25 años.

Pablo Sebastián, nacido en Córdoba en 1947, es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra y desarrolló una amplia carrera profesional en la que trabajó en todos los diarios impresos de la Transición: ABC, Diario 16, El Pais, El Mundo y El Independiente que fundó y dirigió.

Asimismo fue delegado del Periódico de Cataluña en Madrid, director de Interviú, subdirector de Tiempo, y corresponsal de EFE, ABC y Cambio 16 en Bruselas. Y más adelante corresponsal de TVE en Paris, después de haber dirigido uno de los telediarios (TD3) de la primera cadena de TVE y haber colaborado en radio con RNE, COPE y Onda Cero.

Pablo Sebastián fue vicepresidente de la APE, Asociación de Periodistas Europeos, y luego secretario general y fundador de la AEPI, Asociación de Periodistas y Escritores Independientes. Tiene en su haber el ‘Premio del Periodismo Europeo, el Premio del Movimiento Europeo, el Premio Luca de Tena, así como el Premio a la Libertad de Expresión. Durante la Transición y en la oposición al franquismo fue representante, durante su estancia en Bruselas, de la Junta Democrática de España ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.