Por un pacto constitucional de gobernabilidad

Impaciente está el joven líder del PP Pablo Casado pidiendo un acuerdo o pacto político a favor de que en España gobierne el partido que obtenga más votos  en las elecciones generales o aunque sea en las municipales. Esa pretensión es inútil porque para gobernar en nuestro sistema parlamentario hace falta la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados, es decir 176 escaños.

De manera que si el partido que gana las elecciones logra dicha mayoría en el Parlamento podrá gobernar, de lo contrario debe que hacerlo en coalición o con pactos puntuales con otros partidos como en su día lo hicieron Felipe González, José María Aznar, José Luís Rodriguez Zapatero y Mariano Rajoy.

Ahora bien, visto el desafío catalán y los chantajes del PDeCAT y PNV a los partidos españolistas y constitucionales lo que sí pueden hacer PSOE, PP y Cs es mantener un acuerdo político por el que estas tres fuerzas políticas acuerden impedir que los nacionalistas o Podemos -que está en contra de la España unitaria y europea- puedan bloquear la investidura del líder ganador de las elecciones.

Y lo mismo deberían hacer los partidos constitucionales PSOE, PP y Cs con la votación de los Presupuestos o en caso de una moción de censura para, de esa manera, facilitar la gobernabilidad sobre la base de que no derribar al contrario o bloquear la acción de gobierno apoyándose en los soberanistas o en Podemos.

Si este acuerdo hubiera sido hallado por González y Aznar cuando ambos gobernaban en minoría en 1993 y 1996, respectivamente, PSOE y PP no habrían tenido que hacer concesiones de soberanía nacional a CiU y PNV y hoy no estaríamos inmersos en la crisis territorial e independentista en la que estamos.

El momento actual es propicio para una reflexión así porque el Gobierno de Sánchez está en la cuerda floja y a merced de Podemos y soberanistas tal y como se aprecia en el bloqueo actual del techo de gasto del Presupuesto de 2019.

Pero el momento decisivo va a llegar después de las próximas elecciones generales donde se espera que PSOE, PP y Cs ocupen los tres primeros lugares del resultado electoral. Y entonces y si uno, o dos de estos partidos en coalición, no alcanzan la mayoría absoluta habrá llegado el tiempo de articular un pacto constitucional de gobernabilidad.