La caradura de Soraya, exige el 43 % de cargos

Que se cuide Pablo Casado del marianismo sorayista porque, vistas las declaraciones de la ex vicepresidenta del Gobierno al término de su encuentro con el nuevo presidente del partido, da la impresión de que ella y sus adláteres se quieren hacer con el control del 43 % del partido porque Soraya ha pedido para su equipo una presencia proporcional a la votación, olvidando que ella ofreció al equipo de Casado solo 5 puestos de su Ejecutiva (el 13 %) si ella ganaba las elecciones.

El que gana y manda e impone su ley y esa es la norma habitual en toda democracia y a los perdedores y minorías por grandes que sean no les toca un reparto proporcional del poder porque ello bloquearía toda la gestión y abriría una verdadera crisis de unidad con intrigas internas permanentes, algo que Soraya sabe hacer muy bien.

Además la unidad del PP ya está hecha con el buen discurso político de Casado que los funcionarios de Soraya quieren confundir colocándose en puestos de poder. Y si no hay acuerdo entre Casado y Soraya no pasa nada porque esta ex vicepresidenta es incapaz de organizar otro partido, entre otras cosas porque no tiene medios, ni ideología y no es capaz de liderar algo similar.

De manera que si lo que pretende Soraya es hacerse con el control del 43 % de la dirección del PP entonces el partido si que estará roto en dos mitades y no tendrá solución.

O sea que donde hay patrón y está claro que Casado lo es, no manda marinero. Y además si Casado entra en la trampa de Soraya deberá dar también un porcentaje a los seguidores de Cospedal que lo apoyaron, y al final él y su gente se quedarían en una minoría.

Fue Soraya cuando ella se creía ganadora del Congreso la que ofreció a Casado solo 5 puestos de la Ejecutiva de 35, o sea el 13 %. Y ahora ella le reclama el 43 %. La respuesta de Casado debe ser similar a la oferta que hizo Soraya y sin ninguna concesión más. Pablo Sebastián