Casado triunfa y el PP gira a derecha

Pablo Casado es el nuevo Presidente del Partido Popular y sin duda la mejor de las opciones que se presentó al XIX Congreso del PP donde se consumó la retirada de Mariano Rajoy.

Casado ha logrado una amplia victoria sobre su adversaria Soraya Sáenz de Santamaría (58% contra 42%) lo que incluye la derrota de Mariano Rajoy frente a José María Aznar el fracaso del intrigante Javier Arenas y de su fiel asistente Juanma Moreno Bonilla y la victoria añadida de Cospedal y García Margallo frente a su firme enemiga Santamaría.

En el PP han ganado Pablo Casado, el cambio generacional y una política conservadora y sin complejos como quedó evidente durante el tiempo de los discursos de los candidatos. Momento en que Casado hizo un brillante y hábil alegato político con su, convencido e intencionado, giro a la derecha (el no a la eutanasia, viva la familia, la vida y Libertad en Educación, etc) porque ese era el lugar donde se ubicaban la mayoría de los compromisarios del PP con derecho a voto. La posición de los votantes es harina de otro costal.

El discurso de Casado fue decisivo en la votación final en contraste con el de Santamaría que estuvo lleno de tópicos y fue meramente tecnocrático. Como en la realidad es ella, una funcionaria de alto rango en la Abogacía del Estado, mala gestora política como se apreció en Cataluña y aficionada a las intrigas en el Gobierno y el PP como se vio en últimos años, donde Soraya demostró ambición para acaparar poder y serias carencias en el respeto a la democracia y la libertad de expresión.

Casado es ante todo un político joven, decidido y sin complejos. Y a buen seguro que dará guerra en las próximas citas electorales aunque en ellas tendrá que presentar el lado más moderado y centrista de su partido si no quiere que Cs, que se mantiene en las encuestas por delante del PP, les gane las próximas elecciones en las que el PSOE reaparecerá con fuerza como lo anuncian algunos sondeos gracias a la caída de Podemos.

Rajoy, por fin desaparece de la vida política sin haber explicado porqué le regaló a Sánchez el poder. Y aunque haya dicho ‘me aparto pero no me voy y seré leal’, lo cierto es que el pulso del Congreso lo ganó Aznar. El que desde FAES volverá a acercarse al PP de Casado con Cayetana Álvarez de Toledo como persona clave de esa conexión.

El legado que deja Rajoy a Casado en el PP no es bueno: el Partido fuera del poder, en tercer lugar en las últimas encuestas ( tras PSOE y Cs) y pendiente de varios juicios de corrupción.

Una herencia peor de la que Aznar entregó a Rajoy y que Casado deberá gestionar y mejorar en un tiempo récord porque las citas electorales están al llegar. Y vamos que hace Casado en la dirección del PP donde Santamaría querrá volver a situarse en las posiciones de intriga y de poder. Y donde el nuevo presidente tiene que ofrecer caras nuevas e imagen de renovación, de lo contrario habrá dañado su despegue y la buena acogida que ha tenido su importante victoria presidencial al frente del PP.