Trump quiere mucho más dinero para la OTAN

Vamos a ver cómo acaba la cumbre de la OTAN de Bruselas, donde Pedro Sánchez se estrena como presidente de España, pero buen resultado sería que el presidente Donald Trump no dinamitara la Alianza Atlántica porque el presidente americano ya dijo que era una organización ‘obsoleta’. Y exigió a sus 28 aliados que aportaran más dinero hasta el 2% de su PIB, porcentaje que no cumplen ni la mitad de los socios atlánticos, España ahí incluida.

De momento Trump se estrenó agrediendo a Ángela Merkel a la que acusó de ser prisionera de Putin porque Alemania se abastece de energía con el gas de Rusia, país del que dice Trump que se está haciendo rico con dinero de los alemanes.

Y después de ese arranque y vistas las reticencias de los europeos a pagar más gasto militar el presidente Trump ha subido su petición del aumento del presupuesto Atlántico de los europeos del 2% al 4%. Lo que constituye un disparate mayúsculo que nadie cumplirá, ni ahora ni nunca.

Entonces ¿qué trama Trump con semejante petición? Pronto lo veremos pero lo que no puede hacer el Presidente de USA es amenazar a Europa con una guerra comercial bajo su discurso de ‘América First’ y al mismo tiempo pedir a los aliados que aporten más dinero a la OTAN.

Y lo que es peor Trump tiene previsto reunirse con Putin en Helsinki tras la cumbre aliada lo que constituye un mal gesto que deja en un pésimo lugar a los europeos que le recuerdan al americano la anexión de Crimea por Rusia y su intervención en Ucrania.

Al fondo de todo esto está la clara ruptura de Trump con Europa y su nuevo modelo de liderazgo internacional que pasa sobre todo por su relación más directa y prioritaria con los lideres de Rusia y China y con nadie más.

En cuanto a la OTAN lo que se puede decir es que sale más debilitada de lo que ya estaba aunque ahora se amplíe con la próxima llegada de Macedonia al club Atlántico. Una Alianza debilitada que obliga a la UE a acelerar sus planes y proyectos para una política de Defensa y Seguridad en relación con la Alianza o al margen de la OTAN.

En cuanto a España, que aporta un 0,9 % del PIB a la OTAN, ya ha declarado Sánchez que ahora no puede aumentar esa aportación y que nuestro país ya colabora en varias misiones aliadas. Y además tiene un acuerdo bilateral de defensa y seguridad con USA. Aunque imaginamos que todo eso a Trump le importa un pimiento porque lo que más le interesa de este viaje a Europa es su visita oficial y televisiva al Reino Unido, en plena crisis del Gobierno de May por el Brexit que aplaudió Trump, y su posterior encuentro con Putin. Lo de la OTAN para Trump solo ha sido una escala rutinaria tras la que está claro que la Alianza Atlántica quedará más debilitada y dividida de lo que ya está y desde luego y en Europa sin apoyo y entusiasmo ciudadano y social.