Santamaría gana las primarias y Casado ganará el Congreso

La ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría ha ganado las primarias del PP para la elección del nuevo presidente del Partido con 21.514 votos (37%). Pero su inmediato seguidor el vicesecretario general del PP Pablo Casado, que logró 19.967 sufragios (34%), será el vencedor del Congreso del PP y el líder del Partido si, como parece, logra que a sus compromisarios se les unan los de Dolores de Cospedal, que logró 15.090 votos (26%).

En todo caso y vista la escasa diferencia entre Santamaría y Casado los dos pasarán a la segunda vuelta electoral en la que votarán los cerca de 3.000 compromisarios, de los que 500 son de representación directa del aparato del partido. Lo que puede beneficiar al joven Casado si además cuenta con los compromisarios de Cospedal.

Y lo que sería lo mejor para el PP porque Casado representa la renovación generacional y la regeneración del Partido, mientras que Santamaría o Cospedal significaban la continuidad de Rajoy y la ausencia de cambio.

Sin embargo la victoria de las primarias es de Santamaría y de la capacidad de intriga de Javier Arenas en Andalucía que ha movido el voto mayoritario andaluz en favor de Santamaría y en menoscabo de los otros candidatos.

Pero el excelente resultado de Casado es sin duda muy meritorio porque se enfrentaba a dos dirigentes de larga trayectoria y experiencia en el Gobierno y el Partido como eran Santamaría y Cospedal.

Dos enemigas íntimas entre ellas que llevarán su competencia a la segunda vuelta electoral del Congreso del partido de los próximos días 20 y 21. Una pugna que parece imparable por más que Cospedal no desvelara anoche su posición natural de apoyo a Casado quien sí anunció anoche que llegará hasta el final en el proceso electoral abierto en el PP y que está decidido a dar batalla contra Santamaría en la votación final donde los compromisarios elegidos, más los llamados del aparato, decidirán el nombre del nuevo líder del PP.

En todo caso parece claro que Santamaría ha sido la larga mano de Rajoy en el Gobierno y tiene una grave responsabilidad en la pésima gestión de la crisis catalana, como lo ha denunciado el propio José María Aznar tras el fracaso de la que se llamó ‘operación diálogo’ que acabó tan mal. Un Aznar que sin duda apoya a Casado como también lo harán Margallo y Cospedal.

De manera que la victoria inicial de Santamaría puede convertirse en amarga victoria en el Congreso del PP donde Casado se perfila como el triunfador, líder del partido y de la Oposición al Gobierno de Pedro Sánchez y también como un duro adversario para Albert Rivera en el centro político electoral.