‘México lindo’ gira a la izquierda con López Obrador

Con más del 53 % de los votos, el veterano líder de la izquierda política y social de México Andrés Manuel López Obrador ha triunfado de manera clara y contundente en las elecciones presidenciales del país, la nación de habla hispana más grande del continente americano. Y triunfó AMLO (Andrés Manuel López Obrador) ondeando la bandera del cambio y la revolución social, por primera vez en la historia del país, y prometiendo la lucha sin cuartel contra la violencia y la corrupción.

El poderoso y excéntrico líder del norte Donald Trump ya tiene pues al otro lado de su muro de la vergüenza a la horma de su zapato en la presidencia de López Obrador. La que se inicia el 1 de diciembre tras una gran victoria de su partido Morena que alcanza al Congreso del país y a los numerosos gobiernos (Estados) regionales y corporaciones locales.

Los candidatos del histórico PRI del presidente saliente Peña Nieto y del mas conservador PAN, Meade y Anaya, respectivamente, reconocieron de inmediato la victoria de López Obrador, lograda en una tranquila jornada electoral en la que estaban llamados a las urnas cerca de 100 millones de votantes.

El triunfo de la izquierda en México ha tardado en llegar, y puede que la llegada de Trump a la Casa Blanca y los últimos y tremendos casos de violencia (que cuide bien López Obrador su seguridad) y de corrupción han contribuido a la llegada y el esperado cambio político en México. De la mano de un líder político y sindical que se presenta como moderado y anuncia a los poderes financieros y empresariales un gobierno razonable al tiempo que les pide tiempo y les ofrece tranquilidad.

López Obrador no es un populista bolivariano como Maduro, pero su llegada al poder habrá supuesto un alivio para el gobierno de Cuba que siempre tuvo en México un aliado, al tiempo que reforzará en el continente americano la presencia de la izquierda, cuando el giro a la derecha parecía ser la nueva vía en otros grandes países del continente.

En España y al menos por dos años, López Obrador contará con la ayuda (en nuestro país y en la UE) del presidente socialdemócrata Pedro Sánchez y de su Gobierno. Y cabe esperar que este vuelco político en México no altere sino que refuerce el curso habitual de las cumbres iberoamericanas en las que tanto empeño han puesto en los últimos años España y Portugal.

En ‘México lindo’ empieza un tiempo nuevo en el que muchos millones de sus ciudadanos han puesto sus esperanzas y a los que AMLO prometió no defraudar. Mientras los partidos derrotados del centro y de la derecha, con más de 70 años en el poder, deberán iniciar su travesía del desierto en la espera de intentar su regreso al poder en las elecciones de 2024 y una vez que se vea lo que la Presidencia y el Gobierno del histórico vuelco político de López Obrador es capaz de hacer.