Rivera debe aceptar la oferta de Macron

El presidente de Francia Emmanuel Macron es el rayo que no cesa. Y si el sábado recibía a Pedro Sánchez en el Elíseo para pedir apoyo de España a sus iniciativas europeas, y el domingo lideraba con Merkel en la UE un plan para hacer frente al problema migratorio, este lunes Macron a través del presidente de su partido ‘La Republique En Marche’, Christophe Castaner, les ha ofrecido a Albert Rivera y a Cs integrarse en una plataforma europea centrista y ‘liberal progresista’ de cara a las elecciones europeas de 2019 para hacer frente a los partidos populistas y anti UE.

Para Rivera, que fue el primer político español en apoyar a Macron, esta iniciativa interesante del presidente galo constituye una buena oportunidad que le llega a Cs en un momento de desconcierto político tras el suicidio político de Rajoy y del PP en la reciente moción de censura del 1 de junio. Y la sorprendente llegada de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno.

Pero sobre todo después de un cúmulo de errores tácticos de Cs en los que estrategias oportunistas y de corto plazo habían desvirtuado la imagen de un Rivera que acabó votando con Rajoy y la corrupción del PP en la moción de censura, después de haberse mostrado implacable e intransigente con el Presidente de Murcia del PP, la senadora Barrientos y Cristina Cifuentes.

Ahora Macron le tiende una mano a Rivera (y otra al Partido Democrático de Italia, que lidera Matteo Renzi) y esa oportunidad y proyecto europeísta y de centro les llega a Cs cuando el PP aún se lame las heridas de la espantada de Rajoy y busca un nuevo liderazgo en un partido herido por la corrupción y dividido.

Por ello y porque tanto Macron como Rivera tienen cosas en común y sus respectivos partidos emanan de la sociedad civil y son europeístas el líder de Cs debería avanzar en favor de la propuesta de Macron, aunque ello le aleje del ‘grupo liberal’ del Parlamento Europeo.

Además, Rivera se equivocó al eliminar en el último Congreso de Cs toda alusión progresista y social en su definición ideológica para ubicarse en el campo liberal porque su objetivo de entonces era suplantar al PP. Pero los populares, hoy en crisis, no son el inmediato adversario de Cs sino más bien Sánchez si es que gobierna con talento y sin estridencias los dos años que tiene por delante antes de las elecciones de 2020.

Rivera debe regresar al espacio político del centro progresista, más que del centro conservador, y moverse con pies de plomo en el escenario nacional y con pies alados en la zona europea e internacional aprovechando la oferta que le hace Macron. Si no lo hace el será el PP o incluso el PSOE quienes intentarán ocupar el lugar de España en la plataforma europea que lidera Macron.