Santamaría no es de fiar

El ex ministro Iñigo de la Serna ha convocado una tramposa rueda de prensa haciendo creer a los medios de comunicación que anunciaría su candidatura a la Presidencia del PP. Al final se ha militado a decir que apoya a Soraya Sáenz de Santamaría, lo que podía haber comunicado en un tuit.

Y esa tomadura de pelo del ex ministro De la Serna a los periodistas muestra el estilo intrigante y manipulador de Santamaría en la vida política, lo que la convierte en una candidata que no es de fiar, como bien saben muchos dirigentes del PP y ex compañeros de Gobierno.

Si a ello sumamos el grave desastre de la gestión política del Gobierno de Rajoy en Cataluña -cuestión que lideró Santamaría- por no haber detectado el plan golpista de Puigdemont; no haber aplicado el artículo 155 el 7 de septiembre de 2017 cuando se rompió la legalidad; y no impedir el referéndum del 1-0, que gestionó de una manera caótica y bochornosa (recuérdese el barco ‘Piolín’).

Y si añadimos sus intrigas mediáticas de poder con grandes grupos de comunicación, su manipulación en la RTVE (con Sánchez y Samoano) y  ‘sus tertulianos’ bronquistas, mientras discriminaba a los medios independientes para el acceso a la publicidad institucional o agitaba la ‘ley mordaza’ que ella promovió. Veremos el peligro que Santamaría encierra para el PP, la vida democrática y la gestión pública como bien lo denuncia García-Margallo.

Quizás el mejor candidato lo sea Margallo pero, lejos del aparato del partido no parece tener una buena oportunidad. Desde luego los que están perdidos son García Hernández, Bayo y Cabanes que compiten para tener unas horas de notoriedad. En cuanto a Pablo Casado y su sospechoso Máster de la Universidad Rey Juan Carlos I, del que no aparece prueba ni documentación alguna, mejor que se retire cuanto antes, de lo contrario puede tener un pésimo final.

¿Y Cospedal? Es la jefa del aparato del PP, se enfrentó con Bárcenas y fue más exigente con el tema catalán donde fracasó Santamaría. Pero algunos dirán que su Presidencia no significa renovación sino que será un simple ascenso desde la Secretaría General.