Vídeos infames de los presos del procés

La grabación y difusión de unos vídeos grabados en la cárcel madrileña de Estremera donde aparecen en sus celdas y otras instalaciones algunos de los políticos procesados por el golpe de catalán como Oriol Junqueras,  Joaquim Forn y Raul Romeva nos parecen hechos de la mayor gravedad. Los que deben ser investigados y castigados, por cuanto dichos vídeos constituyen un atentado contra la intimidad de las personas afectadas y una humillación.

Estamos ante unos hechos que ponen a prueba la firmeza y diligencia del nuevo Gobierno por la trascendencia política de estos acontecimientos que afectan a ex dirigentes políticos en prisión preventiva y pendientes de juicio. Y en un momento de alta tensión entre el nuevo gobierno catalán de Quim Torra y el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Y ya veremos si estos incidentes no se convierten en un argumento serio para facilitar el traslado de estos presos a cárceles de Cataluña como lo han pedido desde ERC, lo que para el PP y Cs sería considerado como un pago o concesión de Sánchez por los apoyos recibidos en la moción de censura.

Precisamente ayer y durante su toma de posesión como ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell recordó que el desafío catalán es ahora el principal problema político de España porque ‘está en juego la unidad territorial’. También la ministra de Defensa Margarita Robles aludió al prestigio y la defensa de la Constitución en su toma de posesión, mientras Meritxell Batet ministra territorial subrayó la necesidad de abrir pronto el diálogo con el gobierno de Torra.

Y parece claro que los vídeos de los presos del procés van a estar entre las primeras cuestiones a debatir. Ello a pesar de que no es la primera vez que se difunden imágenes de políticos (y de famosos) presos en las cárceles, pero generalmente en espacios comunes de las prisiones, aunque ahora se les ha grabado en sus celdas.

Con unas imágenes que no deberían de haberse emitido por televisión (en especial por La Sexta TV) por llamativas que sean. Las que además han inundado las redes sociales con mofas y chistes de pésimo gusto ampliando el daño causado. Del que en principio tienen una primera responsabilidad los gestores y vigilantes de la prisión de Estremera que deberían explicar el descontrol y lo ocurrido con la mayor celeridad.