El doble ‘sorpasso’ de Cs y UP

Las últimas encuestas electorales y especialmente la de Metroscopia que anuncia una gran victoria nacional de Cs (con el 29,1 % de los votos) por delante de Unidos Podemos (19,8) y seguidos del PP (19,5) y PSOE (19) ha provocado una ola de terror político entre los dirigentes, representantes y gobernantes en toda España tanto del PP como del PSOE, porque ambos partidos se verían superados por las huestes respectivas de Albert Rivera y Pablo Iglesias.

El temor e impacto de la encuesta de Metroscopia ha sido tal que desde la dirección nacional del PP se han enviado histriónicos mensajes a muchos dirigentes regionales y locales con encuestas anteriores y los resultados de los comicios generales de 2015 y 2016 bajo el titular de ‘las encuestas no son fiables’.

Pero digan lo que digan las encuestas y los incrédulos dirigentes del PP y PSOE lo cierto, y eso sí que no falla, está en la calle y se presiente por doquier, es que la tendencia y la sensación general entre los jóvenes, los profesionales y los trabajadores es que Cs y UP no cesan de subir y van a más, mientras que el PP pierde sus votantes a chorros y el PSOE no logra levantar el vuelo y, lo que es peor, no saben que hacer.

La crisis de Cataluña y la corrupción del PP llevan en volandas a Rivera, y la desaparición de IU y el regreso de Errejón a la cúpula de Podemos daña las expectativas de Sánchez, quien además sufre el lastre del PSC en Cataluña.

Y resultará asombroso que en el centro derecha Rivera le dé el ‘sorpasso’ (el adelantamiento) a Rajoy, y en la izquierda Iglesias haga igual con Sánchez, lo que significaría el principio del fin de bipartidismo de los viejos partidos y el ascenso imparable de las nuevas formaciones políticas.

Puede que por ello Rajoy y Sánchez estén ahora tan complacientes el uno con el otro, y además hayan acelerado el que era reparto habitual entre los dos grandes partidos de las más importantes instituciones del Estado como el Banco de España y el Consejo General del Poder Judicial. Algo que esta vez debió debatirse entre cuatro y no entre dos.

Pero lo cierto es que dentro de cuatro o cinco meses entraremos en una primera gran cita electoral en Andalucía que es la región donde gobierna el PSOE desde hace 40 años (con un régimen populista y clientelar de poder) y donde Susana Díaz, desde su privilegiado promontorio, podría aunque aún perdiendo votos y escaños, renovar el poder pero si se consuma el pacto de unidad de IU y Podemos eso dañará a los resultados socialistas.

Sin embargo donde la cita electoral del Sur puede dar la sorpresa es en el centro derecha porque ya hay encuestas que anuncian que el segundo de los partidos andaluces será Cs y el tercero el PP. Y si eso ocurre, como ya ha ocurrido en Cataluña donde Cs arrasó, las perspectivas electorales del PP empeorarán más de lo que están y eso es precisamente lo que temen sus dirigentes, gobernantes y representantes en todo el territorio nacional.