El PP se hunde pero PSOE y Podemos bajan

Según una reciente encuesta de Metroscopia para el diario El País el partido de Albert Rivera, Ciudadanos, ganaría las elecciones en la Comunidad de Madrid si se convocarán ahora esos comicios. Algo que parece lógico visto el espectáculo de la corrupción madrileña del PP y el viento favorable que sopla en toda España en favor de Cs.

Pero si el hundimiento del PP, que ya se aprecia en Cataluña, Baleares, Valencia y Madrid es importante y explicable, también llama y mucho la atención que el PSOE y Podemos pierdan posiciones, cuando lógico sería que, en las actuales circunstancias, la caída del PP beneficiara a Cs pero también al PSOE y Podemos.

Pero no es así y eso solo tiene una explicación: que Cs defiende la unidad de España en Cataluña de manera inequívoca e implacable y el PSOE (con su PSC pro soberanista) y Podemos (con Colau y la autodeterminación) no están a favor de la unidad de España y eso lo saben los españoles y con mayor motivo los habitantes de Madrid que están muy bien informados.

Por ello la encuesta de Metroscopia sobre la Comunidad de Madrid es un fiel reflejo de sus sondeos de ámbito nacional en los que el PP se hunde, gana Ciudadanos y bajan un poco PSOE y Podemos. Partidos estos dos del flanco zurdo de la política que además tienen serios problemas internos, como lo hemos visto en los últimos días con la crisis de Bescansa.

En todo caso, la citada y reciente encuesta dice que en la Comunidad de Madrid ganaría Cs que subiría de los 17 diputados que tiene ahora hasta 48; mientras el PP bajaría de sus 48 escaños actuales a 25; el PSOE perdería 4 diputados de los 37 que tiene ahora para quedar en 33 (por delante del PP); y Podemos perdería otros 4 para pasar de 27 a 23 diputados.

Y como la Asamblea de Madrid tiene 129 escaños y la mayoría está en 65 queda claro que Cs podría gobernar si pactara con el PP o con el PSOE (incluso podría gobernar con Podemos, aunque es improbable), mientras que la izquierda, PSOE más Podemos, no podrían gobernar porque sólo suman 56 diputados.

Naturalmente el PP tiene bien merecido el castigo electoral y Cs también se merece el notable ascenso de sus opciones (casi triplica escaños en Madrid) mientras PSOE y Podemos pagan un precio por ausencia en sus programas de un sólido proyecto nacional y por sus desavenencias internas, porque la falta de unidad y de un liderazgo indiscutido, como el de Rivera en Cs, es también algo que los votantes valoran antes de decidir su opción final.