Los escenarios de la primavera política

Los Presupuestos Generales de 2018 y la incipiente tensión social que hoy abanderan los jubilados abrirá el debate político de la primavera, en la que por otra parte los partidos nacionales van a empezar a preparar el tiempo electoral que se abrirá en el otoño, mientras la crisis catalana avanzará de manera muy lenta e irreversible por el largo callejón sin salida de su fallido plan de independencia.

Al fondo de todo ello la incógnita en relación con el futuro de Ciudadanos partido que sigue líder en los sondeos, mientras Podemos se estanca a la baja y se presenta incierto el horizonte del PSOE (enredado en Cataluña) como del PP (enredado en su corrupción).

España, en su conjunto, sigue su camino con una notable mejora de la economía y con el debate de los Presupuestos de 2018 entre los objetivos del Gobierno a corto plazo, pero a tan solo seis meses de un largo periodo electoral que se abrirá en el otoño con el posible adelanto de los comicios de Andalucía.

Mientras tanto el problema catalán continuará su viaje hacia ninguna parte en ese largo callejón sin salida en el que se han metidos todos los partidos soberanistas catalanes que están ‘presos de sus presos’ golpistas, lo que les impide abandonar la ruta inacabable e imposible hacia la independencia que nunca llegará y liderar el regreso de Cataluña hacia la legalidad y vida democrática. Y todo ello mientras crece el deterioro económico y social de Cataluña y aparecen preocupantes brotes de violencia.

También en la trampa catalana se ha metido el PNV y con ello ha bloqueado los Presupuestos al manos hasta que se constituya un gobierno catalán y se levante la presencia del 155. Pero todavía queda mucho tiempo para ello y antes tendremos que asistir a la llegada a España de Puigdemont una vez que sea extraditado de Alemania, lo que provocará un momento de muy alta tensión.

Y piensa Rajoy que la caza de Puigdemont, la mejora de la economía y el reparto de nuevos fondos (si hay Presupuestos) a funcionarios, jubilados, fuerzas de seguridad, Autonomías, becas, etcétera, permitirán al PP salir del profundo socavón en el que se encuentran en las encuestas, y donde no está muy lejos el PSOE por culpa de los devaneos del PSC con los partidos soberanistas.

Veremos cómo discurre la primavera política porque será determinante para el otoño electoral. Si es que antes no se celebran otras elecciones catalanas y si, por ausencia de Presupuestos, Rajoy no se ve obligado a adelantar los comicios generales lo que convertiría 2019 en un tremendo año electoral una vez que en ese año están previstas las elecciones Europeas, municipales, autonómicas (en 13 Comunidades) y generales si nos aprueba en los meses venideros las cuentas de 2018 con las que Rajoy cree que podrá volver a ganar en el circuito electoral.