Cataluña: no escarmientan

El número de los payasos de las bofetadas entre ellos en el circo de tres pistas en el que habitan los políticos del nacionalismo separatista catalán empieza a cansar al público y también a los actores. Pero parece que el espectáculo se vuelve a reanudar porque el loco de Waterloo no acaba de imponer sus criterios.

Y porque la Justicia, lenta pero segura, avanza con firmeza implacable muy a pesar de la extraña petición del Gobierno de Rajoy, a través del Fiscal General del Estado, a los fiscales del Supremo para que soliciten la libertad bajo fianza de 100.000 euros del ex consejero de Interior Joaquim Forn.

Lo que ha ocurrido en ‘feliz coincidencia’ con la convocatoria del juez de Tribunal Supremo Pablo Llarena a seis dirigentes soberanistas implicados en el golpe de Estado catalán del 27-O de 2016 (Rovira, Pascual, Forcadell, Turull, Romeva y Bassa) para que acudan a su juzgado este viernes.

Convocatoria que ha encendido las alarmas en el seno de los partidos y coaliciones soberanistas catalanas ante el temor de que todos ellos sean procesados e incluso que alguno de ellos o varios de ellos puedan ir a la cárcel, donde ya están Junqueras, Forn, Sánchez y Cuixart.

De ahí la posible convocatoria urgente de un pleno del Parlament para que en una sesión extraordinaria del este jueves poder investir presidente de la Generalitat a Jordi Turull. De esa manera Turull se presentaría el viernes ante el juez investido como presidente de la Generalitat, lo que en absoluto va a impresionar al magistrado Llarena que seguirá su camino procesal.

Eso sí, esta convocatoria de Llarena les sirve de excusa a ERC y PDeCAT para obligar a Puigdemont a aceptar a Turull como candidato una vez que Jordi Sánchez ha renunciado al acta de diputado, con lo que las maniobras de la coalición JxC parecen de momento diluidas. Asimismo la convocatoria del juez les sirve a los promotores de Turull para intentar que la CUP acepte su presidencia y abandone su pretendida abstención.

Naturalmente, convocar y celebrar un pleno de investidura a esa velocidad no es tan fácil como se imagina Torrent y si violan o fuerzan el reglamento se pueden encontrar con la anulación de la investidura de Jordi Turull y a partir de entonces vuelta a empezar.

Ahora bien ¿por qué el Gobierno quiere sacar de la cárcel a Forn? Se dice que porque sufre una incipiente enfermedad, pero no está claro que así sea y por ello se sospecha que pueda haber algo más.