España es una fiesta, manifestaciones a granel

Hoy saldrán los pensionistas a las calles de todas las ciudades de España para exigir la mejora económica de su asignación por jubilación. Un clamor intenso y merecido por el Gobierno tronará en toda la Península mientras Rajoy, desde su palacio de La Moncloa, responderá con el mono discurso de su ambición: o le aprueban (C’s y PNV) los Presupuestos de 2018 o no habrá un euro de más para la pensiones de jubilación.

Sin embargo si hace pocos días Europa se asombrada con la presencia de varios millones de mujeres en las calles de España exigiendo sus derechos e igualdad, hoy serán los jubilados españoles los que van a impresionar a los primeros dirigentes de la UE con su masiva presencia en las calles del país.

Por supuesto, en Cataluña hay manifestaciones (de Tabarnia o de la ANC) cada dos por tres, y este domingo en Madrid también saldrán a las calles los que defienden la Prisión Permanente, y quienes apoyan la unidad de España en Cataluña en torno al movimiento de Sociedad Civil Catalana que mañana se concentra en la plaza de Colón de la capital.

Los ciudadanos, mujeres, pensionistas y colectivos varios (ayer también se manifestaron los emigrantes de Lavapiés tras la muerte de un ‘top manta’) están hartos de sus gobernantes. Y ello está provocando un ambiente más que enrarecido con vistas a los procesos electorales que se acercan para el próximo otoño (probablemente en Andalucía y Valencia) y a lo largo del año 2019 (municipales, autonómicas y europeas).

De ahí el empeño de Rajoy de sacar adelante los Presupuestos de 2018 para  llegar a 2020 en La Moncloa a ver si para entonces le puede acompañar -de cara a los comicios generales- una buena cuenta de resultados económicos y del paro y se ha conseguido la convergencia fiscal con la eurozona de la UE, que España no alcanzó en 2017 por una décima y con el 3,1% del PIB.

Por ello si el PP necesita tirar por la ventana del Senado a su senadora Pilar Barreiro por estar imputada en el caso Púnica, Rajoy la tirará para conceder a C’s lo que pide como previa condición para el apoyo a los Presupuestos.

Sobre todo una vez que Rajoy sabe que el PNV abandonará con facilidad su discurso del 155 en Cataluña a cambio de nuevas concesiones políticas y económicas (energéticas) de Rajoy. Y mientras tanto manifestaciones por doquier de todo signo y protesta aunque brille el sol o diluvie y sin un tope de edad porque los mayores este sábado también saldrán.