El ejemplo de Alemania, y ‘la guerra’ de Trump

Las bases del SPD alemán han aprobado con el 66% de sus votos la que será su tercera ‘Gran Coalición’ con la CDU, que volverá a presidir Angela Merkel en un Gobierno donde los socialdemócratas tendrán seis ministros y entre ellos la poderosa cartera de finanzas.

Se trata de un gran acuerdo político que dará estabilidad a Alemania y a la Unión Europea, reforzando el eje París-Berlín en un tiempo donde avanza el Brexit y donde el loco de Donald Trump amenaza a Europa con una guerra comercial que pondría en peligro la existencia de la OTAN.

Estamos en Alemania ante un pacto de gobierno ejemplar del que es gran artífice el ex líder del SPD Martin Schulz que se ha sacrificado políticamente para sacar adelante la coalición. Un acuerdo minucioso y un ejemplo para los otros dos grandes países de la UE como son España e Italia.

Y con mayor motivo para la nación italiana porque acaban de celebrar sus elecciones generales y van a tener bastantes dificultades para la formación de Gobierno. Mientras en España la debilidad e inestabilidad del Ejecutivo de Rajoy corre riego de descarrilar en unas nuevas elecciones anticipadas si el PP no logra apoyos para aprobar los Presupuestos de 2018.

En todo caso que se ande con cuidado Donald Trump y se anunciada guerra comercial con la UE porque esas no son maneras aceptables entre aliados y ello podría tener repercusiones serias en el seno de la OTAN. Sobre todo una vez que la UE acaba de poner en marcha su particular política de Defensa, y podría retirarse de la OTAN. E incluso revisar los varios acuerdos bilaterales que países, como España y Alemania, mantienen con los EE.UU.

Y naturalmente si hay guerra comercial la poderosa industria de armamento de USA se vería muy afectada, motivos todos estos por los que se espera que este demencial personaje que es el Presidente Trump no destruya los lazos trasatlánticos, económicos, políticos y de defensa y seguridad que se hallaron al término de la II Guerra Mundial.

Ahora bien lo importante ahora ha sido el gran acuerdo político alemán y la estabilidad que ello ofrece a Europa y a la propia Alemania (que tome buena nota el PSOE), porque en caso de repetición electoral en ese país se corría el riesgo de un peligroso avance de la extrema derecha populista y xenófoba y de un mayor retroceso de la SPD, en línea con la tendencia de caída de la izquierda más moderada en Europa como en Italia se acaba de demostrar.