Rajoy amenaza con el 155

Si PDeCAT y ERC insisten en proclamar al prófugo Puigdemont ‘presidente en el exilio’ y al preso Jordi Sánchez presidente de la Generalitat estos dos partidos se van a encontrar, por semejantes y burdas maniobras, con que el artículo 155 de la Constitución seguirá en vigor en Cataluña porque para ello el Gobierno de Rajoy volverá a destituir, si hace falta, al presidente catalán y a todo su Govern.

Y no sólo porque semejante operación constituye una burla al Estado de Derecho, al conjunto de la ciudadanía catalana y al Estatuto, sino porque Rajoy está vez no tiene más remedio que actuar con firmeza si no quiere que el PP desaparezca del mapa político español.

Sobre todo ahora que a la ruptura de sus relaciones con C’s (los que acaban de desbloquear le revisión de la ‘Ley Mordaza’) y que han dejado en ridículo las acusaciones del PP en el Tribunal de Cuentas donde los ‘populares’ vuelven a salir muy mal parados, se suman los juicios de la corrupción del PP y la bronca nacional de las pensiones que puede ser la tumba de Rajoy.

De manera que si PDeCAT y ERC quieren recuperar la Generalitat deberán de olvidarse de su permanente desafío al Estado así como de Puigdemont y de los presos golpistas porque ni el Gobierno ni la Justicia cederán y pronto llegarán las imputaciones e inhabilitaciones del Tribunal Supremo.

Además está claro que los soberanistas, como lo revelan la encuestas, no cesan de perder apoyos populares y que la vida pública catalana continúa con normalidad incluso al margen del suspendido Govern de la Generalitat. Y si el 155 continúa los más de 200 asesores secesionistas seguirán en él paro y el discurso de la independencia no tendrá sitio en la Generalitat.

Y tampoco se pueden inventar un cargo para Puigdemont que está huido de la Justicia. Un nombramiento que no existe en el Estatuto y que tampoco van a poder crear en el Parlament porque en ese caso a buen seguro que lo prohibirá el Tribunal Constitucional.

De ahí que si ERC y PDeCAT no tienen más candidatos que a Puigdemont y Sánchez van a perder el tiempo y nada se moverá en Cataluña porque está claro que estamos ante otra provocación al Estado, como la que acaban de perpetrar contra la figura del Rey Felipe VI, y el Estado no se va a doblegar, ni tampoco la Justicia ante la que estos secesionistas de opereta se ponen de rodillas renegando sin reparos de su fantasmal Republica que ahora y por otras vías pretenden reactivar.