Gran coalición alemana y el caso español

Ángela Merkel y Walter Schulz, los líderes de los primeros partidos de Alemania, CDU y SPD, han llegado a un acuerdo para reeditar una ‘gran coalición’ de Gobierno que evitará la celebración de nuevas elecciones, una vez que Merkel fracasó en su intento de pactar con los Verdes y Liberales tras el rechazo inicial de la SPD al pacto con la CDU.

Paralelamente en Italia el presidente de Francia Emmanuel Macron y el presidente del Consejo italiano Paolo Gentiloni han acordado en Roma la firma y puesta en marcha de un Tratado bilateral entre ambos países que se llamará el Tratado de El Quirinal, al estilo del que firmaron en 1963 en el Palacio del Elíseo el presidente De Gaulle y el canciller Adenauer entre Francia y Alemania.

Y ¿dónde está España? Pues nuestro país anda difuminado en la política europea e internacional. Con serios problemas internos en Cataluña y de estabilidad institucional, porque este Gobierno de Mariano Rajoy acaba de prorrogar –por ahora- los Presupuestos de 2017 a 2018, no tiene mayoría estable en el Congreso de los Diputados y ha sufrido un severo desgaste de imagen en la escena internacional en los últimos meses. Y este problema continuará en la crisis de estabilidad catalana aunque el riesgo de ruptura e independencia de Cataluña ha desaparecido.

Imaginar en España, como en Alemania, una ‘gran coalición PP-PSOE’ para abordar todos los grandes problemas del país, incluido el catalán, las pensiones o la reforma de la Constitución, resulta algo impensable. Sobre todo por causa del antagonismo personal existente entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez –desde que Sánchez dijo a Rajoy en un debate televisado ‘usted no es una persona decente’- , o ante la perspectiva del año electoral de 2019 en el que se van a celebrar comicios europeos, municipales y los autonómicos de 13 Comunidades.

Además la poderosa irrupción de Ciudadanos en Cataluña y su meteórico ascenso en las encuestas obliga a Rajoy a vigilar a Albert Rivera en el centro político, mientras que Sánchez tiene que competir en la izquierda con Pablo Iglesias y Podemos, a pesar de que el partido ‘morado’ vive momentos de deterioro político y electoral. Ayer Iglesias reconoció su fracaso en Cataluña.

Puede, sin embargo, que después de unas elecciones generales en el año 2020 o antes si se adelantan, la posibilidad de una ‘gran coalición’ de

Gobierno en España se convierta en realidad si como anuncian algunas encuestas Ciudadanos mejora de manera sensible sus resultados y se produce un triple ‘empate técnico’ entre PP, PSOE y C’s que podrían repartirse cerca de 300 escaños entre los tres y en una horquilla que iría entre los 80 y los 120 escaños.

Naturalmente, la presencia de Rajoy al frente del PP impediría todo pacto o acuerdo de C’s y PSOE con los populares, lo que permite presagiar algún cambio en el liderazgo del PP tal y como se reclama desde distintos flancos del partido porque si hacen falta pactos para gobernar en España tanto C’s como el PSOE le dirán al PP que con Rajoy no.

Además las últimas encuestas (como la de Metroscopia en El País) que dan a Rivera como triunfador electoral están impulsando en el PP una dinámica anti Rajoy que no será fácil de parar.

En todo caso lo ocurrido en Alemania nos parece ejemplar porque se ponen por delante los intereses de ese gran país (y los de Europa) a los personales y partidarios. Pero eso en España no suele ser habitual. Se lo dijo una vez un ministro alemán a Felipe González cuando el ex presidente español le dijo que envidiaba el modelo de ‘la gran coalición’ en Alemania, a lo que el ministro alemán respondió: ‘señor González, la gran coalición es imposible en su país porque en España no hay alemanes’.