Arrimadas puede ganar en Cataluña

La última encuesta de Metroscopia para el diario El País anuncia que ERC sería el partido ganador de las elecciones catalanas del 21-D con el 26,5% de los votos pero seguido muy de cerca por C’s que lograría el 25,3% de los sufragios -a solo 1,2% de ERC- lo que anuncia que Inés Arrimadas puede ganar las próximas elecciones catalanas, lo que sería una gran noticia para Cataluña y para España.

Y lo que en los momentos actuales se corresponde con una lógica política por los últimos disparates y desafueros del prófugo Puigdemont, que acaba de proponer otra Consulta para que Cataluña salga de la UE. Lo que sin duda va a empeorar la situación económica catalana y la fuga de empresas, al tiempo que desconcierta a dirigentes y votantes del PDeCAT a los que el sondeo electoral coloca en un 13,6% de votos.

A todo esto hay que añadir las pésimas expectativas del PP con el 5,8% de los votos por la caótica gestión de la crisis catalana del Gobierno de Rajoy, sus gestos de debilidad ante los golpistas (a los que pretende sacar de la cárcel), y la compra con dinero público (300 millones de € en el cupo vasco) del apoyo del PNV a los Presupuestos de 2018, para que Rajoy siga un año más en la Moncloa.

Una actitud de Rajoy, su Gobierno y del PP que no sólo está hundiendo al PP en Cataluña sino en toda España donde el partido de Albert Rivera está subiendo como la espuma en menoscabo de los populares. Aunque en Cataluña de especial manera gracias al brillante liderazgo de Arrimadas, que supera con creces las ambiguas y confusas posiciones del PSC que logra el 14,9% de intención de voto, lo que incluye un ligero aumento respecto a sus anteriores resultados como consecuencia de su pacto electoral con Unió.

Aunque quien más paga la confusión en votos de la izquierda son Iglesias y Colau que retroceden en la encuesta y perderían (como la CUP) tres o cuatro escaños (el 25% menos) pero que podría lograr la llave del futuro gobierno catalán. Lo que de confirmarse situaría a Podemos entre la espada catalana y la pared española en un tiempo de rebelión interna dentro de la dirección de Podemos donde Carolina Bescansa lidera una posición contraria a los secesionistas catalanes.

Naturalmente las encuestas solo son encuestas y hay que contar los votos. Pero la tendencia que empuja a Arrimadas hacia la victoria está en la calle y al alcance de cualquier observador. Y si cala la idea de que la líder de C’s puede ganar a Junqueras y Puigdemont en las elecciones del 21-D esa idea y positiva imagen puede provocar un movimiento de votantes en su favor (el voto útil) que sería determinante en la crisis catalana, lo que de confirmarse en las urnas tendría consecuencias importantes en la escena nacional.