Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Rajoy le regala unos días a Puigdemont

Puigdemont

Puigdemont ha vuelto a esquivar el requerimiento del Gobierno con otra carta meliflua en la que subraya algo que sabíamos todos: que el Parlament no declaró la independencia catalana el pasado martes 10. Una mención con la que el dirigente catalán pretendía insinuar que nadie ha declarado la independencia pero sin decirlo a las claras para no soliviantar a las bases secesionistas.

Pero el Gobierno de Rajoy, por más que le hubiera gustado no dar un paso al frente, ha anunciado la convocatoria el próximo sábado 21 del Consejo de Ministros para aprobar la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, de acuerdo con PSOE y C’s y, por lo que se va sabiendo, con ‘proporcionalidad’, lo que significa que habrá una intervención limitada de la Autonomía de Cataluña.

Con esta decisión el Gobierno de Rajoy le ofrece a Puigdemont más días para que rectifique, para convoque elecciones autonómicas, porque la aplicación del 155 debe aprobarla previamente la mayoría absoluta del Senado en un pleno que en está previsto para el día 2. Pero se puede atrasar  varios días más e incluso suspenderlo si entre tanto Puigdemont adelanta las elecciones.

Seguimos pues con el tira y afloja mientras los golpistas permanecen en las instituciones catalanas del Estado; mientras el Tribunal Constitucional sigue paralizado sin suspender a Puigdemont, a su gobierno y a Forcadell; y mientras crece la sospecha de que existe una negociación secreta entre el Gobierno y el PDeCAT para buscar la convocatoria de elecciones y lograr una doble suspensión: la declaración de independencia; y la aplicación del artículo 155.

Mientras tanto la situación económica catalana se deteriora (han perdido más de 900 empresas) a marchas forzadas y al mismo ritmo que crece el desprestigio internacional de España, a pesar de los esfuerzos de Merkel y Macron para ayudar a Rajoy.

Entre tanto en la de Moncloa, donde impera el desánimo y el desistimiento general, se empieza a hablar a media voz de ‘amnistía’ para los golpistas si Puigdemont no declara la independencia y convoca elecciones. Y ¿qué pasaría, en el caso del pacto ‘del capó’ para la convocatoria de elecciones, con los delitos imputados a varios dirigentes catalanes de desobediencia, prevaricación, malversación y sedición? Pues nada, es decir: ‘pelillos a la mar’. ¡Qué desastre!, ¡qué decepción!

Sobre el autor de esta publicación