Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

¡Ya está bien! señor Rajoy, aplique el 155

636439188588600241w

La respuesta de Puigdemont al segundo requerimiento que el Gobierno de España le ha hecho al presidente de la Generalitat para que diga, de una vez por todas, si proclamó o no la independencia de Cataluña el pasado martes 10 en el parlamento catalán por más que se presente confusa -como ocurrió el pasado lunes- a los ojos de cualquier jurista es nítida y afirmativa. Lo que obliga al Gobierno de Rajoy a poner en marcha sin más dilación ni disimulo el artículo 155 de la Constitución.

España, como le gusta decir a Rajoy, es ‘un país serio’ y una de las más importantes democracias del mundo. Y como tal no puede dejarse torear por una pandilla de golpistas de provincias que llevan más de 40 días instalados en las instituciones que el Estado tiene en Cataluña, violando la legalidad, el Estatuto y la Constitución. Y hora es, señor Rajoy, que esto se acabe y que el Gobierno de España restaure el orden constitucional.

La independencia catalana está proclamada por Puigdemont el pasado martes día 10, y de nada sirve que la declare o no el Parlament porque la Ley de Transitoriedad -que relaciona está declaración con el referéndum del 1-O, también anulado- está suspendida por el TC y no tiene ningún efecto jurídico en España. Es decir se acabaron las bromas y los disimulos por parte de todos.

De hecho, la portavoz de PDeCAT Marta Pascual declaró anoche, tras una reunión con Puigdemont, que el presidente catalán ‘levantará las suspensión de la declaración de independencia si el Gobierno de España decide aplicar el artículo 155’. Lo que constituye una clara confesión porque no se puede levantar la suspensión de algo que no se ha declarado. Luego el PDeCAT ya ha reconocido que sí hubo declaración de independencia por Puigdemont y que solo falta el trámite de confirmación por el Parlament.

Asimismo, el requerimiento del Gobierno deja claro que cualquier respuesta evasiva o confusa que eluda el ‘sí’ o el ‘no’ será considerada una respuesta afirmativa. Pero lo que pretende Puigdemont es culpar al Gobierno d España de la declaración de independencia en el Parlament, como la consecuencia de la decisión del Gobierno de poner en marcha el artículo 155.

De manera que al Ejecutivo de Rajoy -que tan mal lleva la comunicación- le corresponde dejar bien claro lo ocurrido y además actuar con rapidez en la puesta en marcha del artículo 155, porque si no lo hace a partir de ahora la responsabilidad de todo lo que ocurra en Cataluña y España será de Rajoy.

El Gobierno, si Puigdemont insiste en no responder y en divagar sobre la ‘suspensión’ o cualquier otra cosa debe actuar con la mayor firmeza frente a esta burla añadida de los golpistas catalanes. Los que, por otra parte, como le pasa a Puigdemont no se atreven a decir con toda claridad y gallardía que han declarado la independencia y que lo van a confirmar en el Parlament.

Y vamos a ver si el Tribunal Constitucional, ante todo lo ocurrido con los dos requerimientos del Gobierno, se da por enterado y empieza a actuar con la  suspensión en sus funciones públicas a Puigdemont, su Govern y Forcadell, mientras la Justicia ordinaria continúa instruyendo los procedimientos para encausar a los golpistas por los delitos de desobediencia, prevaricación, malversación y sedición.

Señor Rajoy, ¡Ya está bien!

Sobre el autor de esta publicación