Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

El sofisma de Puigdemont: que hable el Parlament

Puigdemont

Puigdemont podría responder hoy al requerimiento del Gobierno con un sofisma, al afirmar que la declaración de la independencia de Cataluña es competencia del Parlament catalán como estipula la Ley de Transitoriedad. De esa manera Puigdemont le diría ‘no’ al Gobierno de Rajoy -que en ese caso no podría aplicar el artículo 155 de la Constitución-, tranquilizaría a sus bases secesionistas y abriría la puerta a la convocatoria extraordinaria de un pleno del Parlament donde, finalmente y con solemnidad, se proclamará la República catalana que es lo que espera ERC y ha propuesto la CUP.

Ya sabemos que no habrá independencia de Cataluña aunque como tal sea proclamada en el Parlament en las próximas horas o días. También sabemos que a Puigdemont no le importa ni le interesa el bienestar de Cataluña muy a  pesar de que la situación económica y social catalana está por los suelos. Pero lo que falta por saber es cómo el Estado, y en su nombre el Gobierno de Rajoy con la ayuda del PSOE y C’s, va a restaurar el orden constitucional en España como lo exigió el rey Felipe VI en su último discurso.

Aunque para recuperar la legalidad constitucional antes Puigdemont debe despejar este lunes o en próximos días la incógnita sobre la declaración de la independencia catalana. De manera que si Puigdemont dijera ‘si’ o en los próximos días el Parlament declara la independencia de Cataluña, en ese caso el Gobierno aplicará el artículo 155 de la Constitución para suspender la Autonomía catalana y restaurar el orden constitucional.

Pero si Puigdemont respondiera con un ‘no’ a secas y no anunciara nada más ¿qué hará el Gobierno de Rajoy para restaurar el orden constitucional? Pues no se sabe porque nada al respecto, si la respuesta fuera ‘no’, se ha previsto en el requerimiento (muy mal planteado). Además es notorio que el orden constitucional ya ha sido violentado y que los golpistas continúan atrincherados en las instituciones que el Estado tiene en Cataluña, incluida la Generalitat.

Y hora es que las Fuerzas democráticas (PP, PSOE y C’s) tomen la iniciativa y dejen de discutir sobre si los ladridos que escuchan son de galgos o de podencos, porque si bien es cierto que Puigdemont y sus aliados están haciendo un espantoso ridículo y mucho daño a Cataluña y España, no es menos lamentable la actitud de los partidos constitucionalistas por causa de: la debilidad y los errores de Rajoy -que debió aplicar el artículo 155 el 7 de septiembre, controlando la Generalitat e impidiendo el referéndum del 1-O;  y la muy escasa firmeza democrática de Sánchez (solo se salva Rivera). Y a no perder de vista, por otra parte, la actitud pro golpista (aplaudiendo a Puigdemont) de Iglesias.

Dice la RAE que un sofisma es ‘un argumento falso con la apariencia de verdad’. Pues eso es lo que pretende hacer Puigdemont escondiéndose detrás del Parlament con la sola pero inútil pretensión de eludir con ello la acción de la Justicia y el Código Penal. Una cita en los tribunales a la que Puigdemont y sus más estrechos colaboradores no podrán faltar.

Sobre el autor de esta publicación