Puigdemont, convidado de piedra en Palacio

Si a Puigdemont le quedará algo de valor y gallardía este fin de semana, y antes de responder por escrito al requerimiento del Gobierno, debería de anunciar ante todos los catalanes que: sí declaró la independencia de Cataluña en el Parlament el pasado martes día 10, y que él asume toda la responsabilidad de ese gesto y disolverá el lunes el Parlament, y por tanto convocará elecciones autonómicas catalanas a las que él no se presentará.

Este debería ser el desenlace inmediato y democrático a la crisis catalana y a la fractura de su sociedad provocada por el independentismo. Y todo ello fue la cuestión central de conversación en los salones del palacio Real de Madrid con motivo de la Fiesta Nacional del 12 de Octubre a la que Carles Puigdemont asistió de fantasmal manera, como el convidado de piedra de la celebración.

El optimismo ha regresado a Madrid en la Fiesta Nacional de 12 de Octubre con miles de personas con banderas españolas inundando el Paseo de La Castellana para asistir al desfile militar, y también en las calles de Barcelona y otras ciudades del país. Solo la muerte del capitán Borja Aybar, piloto de un avión Eurofighter que participó en el desfile y se estrelló a su regreso a la base de Albacete, ensombreció la festividad que concluyó con la tradicional recepción que los reyes Felipe VI y Letizia ofrecieron en el Palacio Real de Madrid.

En los salones de Palacio un único tema de conversación y las siguientes reflexiones: el Gobierno ha recuperado la iniciativa en la crisis catalana; Puigdemont está confundido por el requerimiento del Ejecutivo, al amparo del artículo 155 de la Constitución, sobre si una autoridad de la Generalitat declaró o no el martes la independencia de Cataluña; el adelanto de las elecciones autonómicas catalanas parece la única salida sensata a la crisis; y una doble e inquietante pregunta: ¿qué responderá Puigdemont? y ¿cómo discurrirá la declaración del mayor Trapero de los Mossos y de los dirigentes de la ANC y Omnium, Sánchez y Cuixart en la Audiencia Nacional?

En los corros de políticos y periodistas dos incógnitas prevalecían: la de si hubo o no declaración de independencia por Puigdemont; y la de si está o no en marcha el artículo 155 de la Constitución. Y desde luego no hubo acuerdo ni unanimidad sobre ambas cuestiones.

Pero si parecía opinión dominante el que Puigdemont no reconocería de manera clara y explícita haber declarado el pasado día 10 la independencia de Cataluña y que, al contrario, buscará una fórmula confusa y evasiva para responder, lo que en opinión de muchos supondrá, que el Gobierno validará algo así como una ‘confirmación’ de que sí se declaró la independencia.

En el caso de que Puigdemont responda ‘no’ dos pueden ser las lecturas: que el Gobierno no podrá aplicar el artículo 155 a pesar de las violaciones reiteradas de la Ley por la Generalitat y que están incluidas en el preámbulo del requerimiento, por lo que rol proceso secesionista seguiría vigente; y que si Puigdemont dice que no hubo declaración de independencia crecerá la indignación en la CUP y en las bases de PDeCAT Y ERC.

Donde hubo unanimidad fue en la necesidad de adelanto de elecciones catalanas para que, con todas las garantías democráticas, se cuenten los votos y se elija democráticamente un nuevo Parlament desde la legalidad. Algunos invitados catalanes afirmaron en la recepción de Palacio que el propio Puigdemont podría convocar esas elecciones en los próximos días antes que las convoque el Gobierno de Rajoy si aplica el artículo 155.

Por el contrario ningún optimismo sobre el futuro procesal del mayor Trapero de los Mossos y los dirigentes de la ANC y Omnium, Sánchez y Cuixart, que el lunes 16 vuelven a declarar en la Audiencia Nacional como presuntos autores del delito de sedición porque la Fiscalía parece haber acumulado nuevas pruebas sobre la participación de todos ellos en la puesta en marcha y desarrollo del golpe de Estado catalán.

De manera que la respuesta de Puigdemont al requerimiento de Rajoy debe llegar a la Moncloa antes de las 10.00 horas del lunes 16, mientras Trapero, Sánchez y Cuixart declaran en la Audiencia Nacional. Tribunal que también podría citar por sedición a Puigdemont y Junqueras que están imputados por los delitos de desobediencia, prevaricación.