El Congreso se divierte

Cuando todavía no se han apagado los ecos del ataque terrorista en Barcelona y Cambrils donde murieron 16 personas y mas de 130 resultaron heridas y cuando en España crece la preocupación por el desafío catalán, el Congreso de los Diputados celebra hoy a petición de los Grupos parlamentarios  de la izquierda (PSOE, Podemos, ERC y Mixto), un pleno extraordinario para que Rajoy ofrezca explicaciones sobre la corrupción del PP y asuma sus responsabilidades políticas.

Se trata de un ‘divertimento’ sin trascendencia ni consecuencias -¿acaso pedirá el PSOE la dimisión de Rajoy en pleno desafío catalán?- en el que Rajoy no aportará nada nuevo de lo ya declarado por él en la Audiencia Nacional el pasado 26 de julio y donde Pedro Sánchez va a quedar en entredicho acusando a Rajoy de liderar la corrupción del PP y a la vez ofreciéndole a Rajoy su apoyo contra el referéndum catalán del 1-O y las anunciadas leyes catalanas de desconexión del Estado y convocatoria del referéndum.

En la clásica comedia cinematográfica El Congreso se divierte se ve como el Príncipe de Metternich, tras las guerras napoleónicas, organiza fiestas en Viena para que los convocados a la Conferencia de reparto del mapa político europeo le dejen a él las manos libres para controlar la situación.

En España y en plena crisis catalana ese aprendiz de brujo que es Pablo Iglesias ha montado este debate veraniego en el Congreso apoyándose en la obsesión de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy para llevarlo otra vez –como intentó en la investidura fallida de Sánchez en marzo de 2016-  a la llamada ‘Operación Frankenstein’ con la que Podemos pretende articular una moción de censura a Rajoy y un gobierno de la izquierda del PSOE y Podemos con la colaboración con los partidos independentistas catalanes (PDeCAT y ERC), mas Bildu si hace falta.

Lo cierto es que Iglesias es el principal responsable de que Rajoy siga en el Palacio de la Moncloa porque en la investidura de Sánchez ni se abstuvo ni voto a favor del gobierno de coalición PSOE-C’s, y eso es lo que Rajoy le podría decir hoy en el debate: ‘Señor Iglesias yo presido el gobierno gracias a usted’.

Pero, tras el pretendido giro a la izquierda del PSOE con el renacer de Pedro Sánchez, el líder de Podemos Pablo Iglesias está en permanente liza con los socialistas para simular que él es quien impone la agenda política y quien manda en la izquierda.

Se vio durante su reciente y fallida moción de censura de Podemos a Rajoy donde Irene Montero hizo un exhaustivo relato de la corrupción del PP, y en la que el PSOE apenas se movilizó en incluso se abstuvo de censurar a Rajoy, como se abstuvo en su moción de investidura.

De lo que se deduce que Podemos y el PSOE son a su pesar los partidos que han permitido que Rajoy se mantenga en el poder. Y ahora vienen ambos con pellizcos de monja al presidente del Gobierno y en pleno desafío catalán con esta versión española de El Congreso se divierte en la que Iglesias pretende ser el Metternich de la comedia y distraer a Sánchez, mientras él se reúne en secreto con Junqueras y mantiene su apoyo al referéndum del 1-O.

La victima del enredo es Sánchez que permanece en la ambigüedad de apoyar a Rajoy contra el referéndum –ya veremos lo que dice el lunes el PSC- con el discurso de que el proceso secesionista es un ‘engaño’ cuando en realidad es un golpe de Estado en toda regla. Asimismo Sánchez mantiene su propuesta del ‘Estado plurinacional´ que es tan inviable como demencial t se deja manipular por Iglesias que los mete una y otra vez en la ‘Operación Frankenstein’ con quienes como ERC defienden la independencia de Cataluña.

La prueba de fuego para Sánchez llegará cuando Rajoy le proponga las medidas expeditivas que en nombre del Estado anunciará para impedir la celebración del referéndum y proclamación de la república catalana.  Medidas que denunciará Iglesias en colaboración con ERC y sobre las que ya veremos que opina el PSC.