Los 10 graves errores de los Mossos

Cada día que pasa se refuerza la idea de que los Mossos de Escuadra han cometido graves errores en la prevención, investigación y desarrollo del ataque terrorista del comando yihadista de Ripoll a Barcelona y Cambrils. Lo que demuestra que está policía autonómica no está preparada para luchar contra el terrorismo y necesita la estrecha colaboración de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Y lo que deja en el aire la pregunta de qué hubiera pasado si esas Fuerzas del Estado hubieran participado desde la explosión de Alcanar en toda la investigación, detectando el miércoles 16 una trama terrorista (18 horas antes de la matanza de la Rambla), y si a la vez y una vez dada la voz de alarma se hubieran tomado medidas preventivas en Cataluña.

La última información procedente de Bélgica es de la mayor gravedad una vez que en 2016 la policía de ese país tomó contacto con los Mossos para pedirles información sobre el imán Abdelbaki es Satty, que resultó ser el jefe del comando y el inductor de la célula terrorista que preparaba en la casa de Alcanar varios atentados además del atropello criminal de la Rambla, y entre ellos la colocación de una bomba en la catedral de la Sagrada Familia de Barcelona.

Pues bien el agente de los Mossos que recibió la llamada de la policía de Bélgica y un correo electrónico con datos del imán y donde se decía ‘cuanta más información puedas compartir mejor’ y que se hiciera una investigación respondió diciendo que no tenían ningún dato especial de Abdelbaki, quien ya tenía antecedentes penales y había estado en la cárcel de Castellón por tráfico de drogas que era el sistema de financiación de los terroristas.

Si en vez de archivar el caso del imán los Mossos se hubieran molestado en investigarlo en Ripoll con la colaboración de las Fuerzas del Estado y tras el aviso de la policía de Bélgica es probable que hubieran cazado al comando entero mucho antes de unos atentados que no habrían tenido lugar.

Al error del caso belga se suman otros muy importantes de los Mossos a lo largo de la investigación, la caza del comando y las medidas preventivas. He aquí algunos de ellos:

1. Los Mossos desprecian y no investigan en 2016 la información que la policía de Bélgica le piden sobre el imán Abdelbaki de Ripoll -jefe y cerebro del comando de Ripoll que entre otras cosas tenía antecedentes penales y había merodeado por los barrios de Bruselas donde habitan los yihadistas radicales.

2. Meses antes de la explosión de la casa y guarida terrorista de Alcanar, los vecinos de la zona denunciaron la presencia de los extraños ocupas a los Mossos que no hicieron nada al respecto.

3. Cuando el 16 de agosto estalla la casa de Alcanar, la guarida y fábrica del comando terrorista los Mossos, a pesar de los indicios -100 bombonas de butano y otros artefactos sospechosos- reducen la explosión de la vivienda a ‘una explosión de gas’.

4. Todo ello a pesar de que la jueza que se persona en la casa de Alcanar ante la aparición de un cadáver (luego aparecerían otros dos más) advierte a los Mossos de la extraña acumulación de bombonas de butano.

5. Además los Mossos impiden la entrada en la casa de Alcanar a la Guardia Civil con la excusa de que se trata de una explosión de gas. Y en ningún caso descubren la presencia del explosivo llamado ‘la madre de Satán’ lo que probablemente sí habría descubierto la Guardia Civil nada más entrar en la vivienda arrasada y a la vista de las 100 bombonas de butano.

6. En la explosión resulta herido y detenido un habitante de la casa guarida de Alcanar (y miembro del comando) al que los Mossos no interrogan de manera inmediata, tardan en tomarle declaración ¡tres días!

7. Así mismo la CIA advirtió a los Mossos meses atrás de un posible ataque terrorista en las Ramblas de Barcelona.

8. El ministerio de Interior en una circular reservada informa a la Generalitat y al Ayuntamiento de Barcelona de los riesgos de atentados y les invita a que se pusieran bolardos y maceteros en zonas más turísticas para prevenir así  ataques como los de Niza y Berlín y posteriormente el de Londres.

9. Durante el ataque terrorista de Cambrils los Mossos abatieron a cinco terroristas, los que no portaban armas de fuego y no intentaron detener a uno o varios de ellos con disparos no mortales, para conseguir más datos sobre el comando y otros posibles atentados o conexiones internacionales.

10. Más grave fue la caza y muerte del terrorista Younes, el conductor de la furgoneta de la matanza de la Rambla de Barcelona y sin duda pieza clave del comando, que estaba rodeado por los Mossos en un viñedo de los Altos de Subirats donde fue visto por una mujer de la zona que avisó con urgencia a los Mossos. Younes no tenía armas de fuego sino un falso cinturón de explosivos como el de los terroristas abatidos en Cambrils y pudo ser herido y capturado.

 

Insistimos en que los únicos responsables de los atentados son el comando terrorista y sus colaboradores. Pero está claro que los Mossos han cometido graves errores y no están preparados para combatir el terrorismo porque esa es la función, en España y cualquier nación europea, de las Fuerzas de la Seguridad del Estado en plena colaboración con servicios de información y policía internacional. Y eso no se arregla otorgando a los Mossos el acceso directo a Interpol como bien ha demostrado el caso del aviso belga que los Mossos despreciaron y no quisieron investigar.

Por supuesto la colaboración y coordinación policial estatal y regional es imprescindible pero, como se ha demostrado, ello es harto difícil con un gobierno como el de Puigdemont desleal que pretende romper la legalidad.