Graves errores y desprecio a España

Hay varias cuestiones que conviene subrayar e investigar en relación con los ataques terroristas a Barcelona y Cambrils:

Si los Mossos de Escuadra hubieran investigado hace tiempo las denuncias de los vecinos del barrio de Montecarlo en Alcanar (Tarragona) en contra de los ocupas de una vivienda que resultó ser la sede del comando terrorista de Ripoll que atacó la Rambla de Barcelona y Cambrils.

Si los Mossos hubieran llevado a cabo una completa investigación de la explosión ocurrida el miércoles 16 en la casa de Alcanar e interrogado al superviviente de la explosión en lugar de decir en su primer informe que se trataba de una explosión de gas cuando se trataba de explosivos.

Y si los Mossos, la Consejería de Interior de la Generalitat y la alcaldía de Barcelona hubieran atendido las recomendaciones y avisos del ministerio de Interior y de la CIA, colocando varios maceteros y bolardos en la Rambla de Barcelona.

Si todo esto se hubiera hecho bien los graves atentados terroristas de los días 17 y 18 en Barcelona y Cambrils probablemente se hubieran evitado o reducido su impacto en muertos y heridos.

Ésa es la verdad que requiere una investigación oficial sin que en ningún caso se pueda señalar más culpables de lo ocurrido que a los terroristas.

Pero está claro que hubo graves errores de la investigación oficial catalana y de la prevención que afectan a la Generalitat de Cataluña y la alcaldía de Barcelona. Quizás por ello, y para dar cobijo a los impresentables de la CUP, Colau y Puigdemont pretenden convertir a los Mossos en protagonistas y en la pantalla de la manifestación convocada en Barcelona el día 26, para evitar que las autoridades españolas figuren en primera línea del cortejo contra el terror.

Se trata una vez más de ningunear o marginar a España  por parte de las autoridades de Cataluña en línea con lo que hizo el consejero de Interior Forn a la hora de hablar de la nacionalidad de las víctimas distinguiendo entre catalanes y españoles faltando a la verdad (porque no existe la nacionalidad catalana) y faltando al respeto de las víctimas y sus familiares.

Misma actuación en la reunión del pacto anti terrorista celebrado en Madrid donde PDeCAT, ERC, Podemos y PNV se presentan como observadores y se niegan a firmar el pacto contra el terror, rompiendo la imagen de unidad de los demócratas españoles frente al terrorismo, mientras por otra parte le exigen al Gobierno de Rajoy acceso directo a los servicios secretos de la UE e internacionales.

Y frente a estas afrentas ¿qué hace el Presidente Rajoy? De momento nada de nada, cuando lo que debió de hacer nada más conocerse el segundo ataque de los terroristas en Cambrils es decretar el nivel de Alerta 5 y tomar todo el control de la operación. Y así nos va a todos a la espera de un nuevo y enésimo desprecio a España en la manifestación del día 26, tras la que seguirá, a partir del lunes 28, el arranque de desafío al Estado por parte del gobierno de la Generalitat.