Terror islámico en Cataluña y necesaria unidad

Doble y criminal atentado del terrorismo islámico (reivindicado por el ISIS) en las Ramblas de Barcelona y paseo marítimo de Cambrils con 13 ciudadanos muertos y más de 100 personas heridas (varias de ella de mucha gravedad) en las Ramblas de Barcelona donde una furgoneta embistió a varias decenas de paseantes y un terrorista resultó abatido. Y segundo atentado, tras saltar un control otro comando, en Cambrils donde 5 terroristas fueron abatidos y dejando allí heridas a 6 personas, tres de ellas agentes de la policía.

Sin duda una trágica jornada en Cataluña que constituye el mayor atentado terrorista sufrido en España desde la masacre de la estación de Atocha en Madrid el 11 de marzo de 2014. Y que en este caso y en Barcelona imitando ataques similares con atropellos masivos como los ocurridos en Niza, Berlín y Londres.

Toda España está conmocionada por tan graves acontecimientos y ofrece su cariño y solidaridad a la ciudad de Barcelona, a sus habitantes y sobre todo a los familiares y amigos de las víctimas del terror, con la esperanza de la pronta recuperación de los heridos. Y el deseo de la captura de todos los criminales de atentado, uno de los cuales, Driss Oukabir, magrebí oriundo de Marsella, ha sido detenido mientras otro de sus colaboradores habría sido abatido por la policía catalana en Barcelona a igual que otros cinco en Cambrils.

Puede que este no sea tiempo de reproches pero llamó mucho la atención que la Generalitat tardara más de tres horas para confirmar las 13 víctimas mortales del atentado y los más de 100 heridos porque los portavoces del presidente Puigdemont solo hablaban de un muerto y de 32 heridos, cuando todos los medios anunciaban 13 muertos y más de 50 heridos.

Asimismo convendría aclarar, sobre todo ahora que se sabe que la CIA avisó a los Mossos de un posible atentado en las Ramblas, cómo una furgoneta de terroristas logró internarse a toda velocidad por el paseo de las Ramblas sin que existieran obstáculos que impidieran la entrada de vehículos en ese emblemático paseo comercial.

Sobre todo cuando las principales ciudades de Europa han tomado medidas muy duras y eficaces para impedir estos atentados tras lo ocurrido en Niza, Berlín y Londres. La alcaldesa de Barcelona Ada Colau y el Gobierno de la Generalitat deberán explicar lo ocurrido y qué medidas de seguridad que protegían las Ramblas.

Ante estos hechos el Presidente catalán Puigdemont declaró ayer que ‘la Democracia va a derrotar a los terroristas’. Pero dice esto quien como él desprecia la Democracia y la legalidad con el anuncio del referéndum ilegal para el día primero de octubre que viola el Estatut, la ley y la Constitución Española.

Lo que le debe obligar a Puigdemont y sus aliados reflexionar y a rectificar, porque la Democracia y el Estado de Derecho son los pilares en los que se han de basar todas instituciones del Estado, como ocurre en toda la Europa democrática de nuestro entorno, para combatir la delincuencia y de especial manera el terrorismo.

Sobre todo ahora que la sociedad catalana y española están necesitadas de unidad y solidaridad social, política e institucional y no de fracturas y división de la sociedad como ocurre en Cataluña por causa del demencial proceso secesionista que debe acabarse ya y abrir una etapa de concordia y de la mayor colaboración entre el Gobierno de España y la Generalitat.