El golpe silencioso de Diosdado Cabello

El general Diosdado Cabello, el que fuera mano derecha de Hugo Chávez en el ejército venezolano -la Fuerza Armada Nacional (FAN)- es el hombre fuerte de la nueva Asamblea Nacional Constituyente venezolana y único dirigente del país que ayer dio de manera inmediata la cara cuando el capitán Juan Caguaripano anunció en la madrugada del domingo el inicio en la ciudad de Valencia de un golpe de Estado contra de ‘la dictadura criminal de Nicolás Maduro’, como afirmaron los golpistas que se declararon defensores del verdadero orden constitucional.

El presidente Maduro permaneció ayer callado y ausente en segundo plano mientras asumía todo el protagonismo el general Diosdado Cabello con su reiterada presencia en Twitter informando sobre el control de la intentona militar que Diosdado calificó de ‘ataque terrorista’.

Y que comenzó, bajo el mando del capitán Caguaripano con la toma por una veintena de rebeldes del Cuartel de blindados de Paramacay en la cuidad de Valencia -la segunda más importante del país- del Estado de Carabobo. Un golpe de mano del grupo rebelde que luego huyó y se llevó armamento del cuartel a la espera de que se sublevaran otras unidades para unirse a lo que se llamó la ‘operación David’.

Al margen de que la intentona militar puede haber fracasado -se habla de la existencia de otros focos rebeldes en distintos lugares del país y de dos muertos y ocho detenidos en Valencia- lo cierto es que quien ahora parece haber dado su propio y silencioso el golpe de Estado contra Maduro es el general Diosdado Cabello, a quien los servicios de inteligencia de EE.UU. habían relacionado con tramas del narcotráfico venezolano.

En todo caso la intentona de golpe de Estado en Valencia, segunda ciudad del país, es todo un síntoma del ambiente político venezolano después del auto golpe de Maduro contra la Asamblea Democrática que sustituyó con la Asamblea Constituyente en unas elecciones fraudulentas y de que cesara a la fiscal general Luisa Ortega.

De manera que estamos ante tres golpes consecutivos: el de Maduro contra la legalidad y la Constitución de 1999;  el de Diosdado Cabello asumiendo el poder por encima de Maduro, y la intentona golpista en Valencia del capitán Juan Caguaripano.

Una intentona que ha excitado los ánimos y expectativas de la Oposición, ahora que el Gobierno de Maduro devolvió -tras la petición de Zapatero-  a sus casas pero en arresto domiciliario a los dirigentes opositores Ledezma y López, que día atrás fueron secuestrados por los servicios de seguridad de Maduro, o más bien del general Diosdado Cabello, que tiene en Cuba más reconocimiento que Maduro, y que se han convertido en el ‘presidente en la sombra del país’.