Susana: primero Andalucía y luego Sánchez

El PSOE no está Unido como pretende Pedro Sánchez y se lo recuerda desde el Sur andaluz la presidenta Susana Díaz. La presidenta de la Junta de Andalucía que discrepa de la ‘España plurinacional’ que pregona el secretario general del PSOE para contentar a nacionalistas, al PSC y a Podemos en su empeño por llegar algún día al Palacio de la Moncloa.

Susana se queda en la ‘España federal’ del PSOE de siempre y exige la ‘igualdad territorial’ declarando que ‘primero son las personas y luego los territorios’ y le advierte a Sánchez: ‘no me obligues a elegir entre Andalucía y el PSOE’ porque está claro que ella prefiere Andalucía por delante de su secretario general.

Además, Andalucía es el cuartel de invierno del PSOE y su mayor granero de votos y de diputados nacionales. Y ese poder andaluz dentro del PSOE y del Grupo Socialista del Congreso es mucho poder y Sánchez lo sabe y Susana se lo recuerda por si acaso.

Porque está claro que el PSOE andaluz nunca apoyará el modelo de una España plurinacional ni está a favor, y esta es otra cuestión de fondo, de una coalición de Gobierno del PSOE con Podemos al estilo de la que García Page acaba de firmar en Castilla La Mancha.

De manera que Susana perdió las primarias del PSOE pero ella tiene a buen recaudo en Sevilla la llave de los pactos políticos. Y si Sánchez quiere llegar a la Moncloa con los votos de Podemos, ERC y otros nacionalistas no lo va a conseguir porque Susana ya le ha dicho en su congreso regional lo que le tenía que decir.

Además fue Sánchez quien rompió la disciplina de voto del Grupo Socialista del Congreso de los Diputados -durante la investidura de Rajoy- y con ese precedente Susana podría bloquear cualquier intento de Sánchez de pactar con aquellos que ponen ‘los territorios por delante de las personas’, como ocurre con Podemos y los nacionalistas.

De manera que al mal y caluroso tiempo sevillano en el congreso regional del PSOE buenas caras, saludos y besos de Susana y Pedro pero mensajes y advertencias envenenadas bajo la mesa. Problemas que Sánchez pretende superar haciendo un llamamiento a ‘la unidad’ del PSOE que él rompió y a lo que Susana responde con un ‘depende y para qué’ recordando al secretario general que para ella primero está Andalucía y luego él.