Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

El Rey Felipe VI habla claro en Londres

636354825681755130w

España y Gran Bretaña comparten muchas cosas y también tienen algunos problemas políticos similares y compartidos. Quedó claro durante la visita oficial de los Reyes de España al Reino Unido y en el buen discurso que Don Felipe VI pronunció en el Parlamento británico donde el monarca habló del Brexit y Gibraltar y del deseo de que se encuentre una solución buena para ambas partes en la Roca lo que parece una misión imposible porque si hay una solución también habrá un perdedor.

Don Felipe VI habló necesariamente del Brexit y del deseo español de hallar un acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea que permita asegurar una buena relación de futuro a una y otra orilla del Canal de la Mancha. Lo que tampoco será nada fácil vistas las irreductibles posiciones de salida de ambas partes.

Una ruptura de los Tratados de la UE por parte británica que le sirvió al Rey español de punto de apoyo para subrayar que ambos países respetan la soberanía de sus pueblos y el al principio de legalidad, en una clara alusión al pretendido referéndum secesionista catalán que, en contra de lo ocurrido en Escocia (donde además fracasó), en España es ilegal.

Precisamente el Brexit puede acabar provocando en Gran Bretaña un nuevo referéndum en Escocia, incluso otro en Irlanda del Norte para su integración en la República de Irlanda y permanecer así en la UE. Lo que de ocurrir sería un duro revés para el Reino Unido en la etapa final del reinado de Isabel II.

Todo apunta a que el Brexit será más duro y largo de negociar de lo que se espera, y que en esa negociación el caso de Gibraltar será un escollo donde España tendrá la última palabra según lo acordado por los 27 países de la UE, algo que ha molestado y mucho a Londres y Gibraltar.

Pero la cuestión es muy sencilla: Gibraltar es una colonia británica bajo la soberanía del Reino Unido, y si el Reino Unido abandona la UE el Peñón quedará automáticamente fuera de la UE donde en los pasados años ha disfrutado de su condición especial de paraíso fiscal británico.

Lo que es la base del negocio y de la economía de los gibraltareños, o mejor dicho de las élites de la Roca de Gibraltar que controlan despachos jurídicos desde donde se gestionan miles de sociedades ‘off shore’ de otras naciones europeas y con enormes ventajas fiscales y de opacidad. Y esto es lo que se acaba en Gibraltar con el Brexit salvo que los gibraltareños acepten la oferta española doble soberanía de Londres y Madrid. Lo que tampoco hay que descartar porque ‘dineros son calidad’.

También habló Don Felipe VI de la importante colonia británica residente en España (más de 300.000 ingleses) y de la española en Gran Bretaña (más de 100.000 españoles), así como las mutuas inversiones entre ambos países y alto nivel de intercambio comercial. Todo ello que el Brexit no debería alterar si Gran Bretaña, que fue la que pidió el ‘divorcio’, entra en razón y acepta la imparable realidad.

La visita de Estado de los Reyes de España al Reino Unido es importante para los dos países y también para la Corona española y su presencia en la escena internacional.

Sobre el autor de esta publicación