Carmena desprecia a Miguel Ángel Blanco

Inaceptable la actitud la de la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena al negarse a desplegar una pancarta en recuerdo de Miguel Ángel Blanco, el alcalde de Ermua secuestrado y asesinado por ETA ahora hace 20 años. Un crimen que movilizó a España entera y que supuso un punto de inflexión en la lucha contra ETA.

Miguel Ángel no fue una víctima más como dice Carmena con desprecio, sino una víctima ejecutada con terrible crueldad y a sangre fría frente al clamor nacional que luchaba por su vida y por su libertad.

Y sorprende que la alcaldesa de Madrid, tan aficionada ella a las pancartas, no haya querido recordar a esta víctima inocente de ETA por la que cientos de miles de madrileños salieron a la calle hace ahora 20 años, logrando una movilización impresionante que se expandió por todas las ciudades de España, y que tuvo una amplia repercusión en todo el mundo.

¿Por qué Carmena no ha querido homenajear a Miguel Ángel Blanco como sin duda lo merece? No hay explicación posible salvo la de la cercanía de Carmena y de sus socios de Podemos con Bildu el partido del entorno de ETA.

Y todo ello en línea con otras actitudes nada democráticas como la de llamar ‘golpista’ al preso político de Maduro Leopoldo López, o la de negar la soberanía nacional frente al referéndum ilegal de los secesionistas catalanes cuya celebración apoya Podemos mientras se esconde tras una cortina de discursos contradictorios.

Así cuando todas las naciones democráticas del mundo denuncian el terrorismo internacional en Madrid, capital de las libertades en el reciente World Pride, Carmena se esconde de manera indigna e impropia de quién debe representar el que sin duda es el sentimiento ampliamente mayoritario de los ciudadanos de la capital de España.

Y bien harían el PP, PSOE y C’s en imponer en el consistorio su mayoría y su posición en honor de Miguel Ángel Blanco obligando a Carmena a una rápida y notoria rectificación.