Cuidado con la advertencia catalana de Parlon

Nuria Parlon, dirigente socialista del PSC (con cargo en la Ejecutiva del PSOE y alcaldesa de Santa Coloma de Gramanet) ha amenazado con recurrir a instituciones internacionales si el Gobierno de España decide suspender la autonomía catalana aplicando el artículo 155 de la Constitución en respuesta a una supuesta rebelión de la Generalitat por la convocatoria de un referéndum secesionista o la declaración unilateral de la independencia de Cataluña.

Nadie en España, Salvo Puigdemont y sus aliados, quiere llegar a dicha aplicación del artículo 155 de la Carta Magna -que Alfonso Guerra dice que debió de aplicarse hace tiempo- pero si llega el caso y el Gobierno lo decide sería impensable que el PSOE hiciera algo similar a lo que propone Parlon enfrentándose a la legalidad y con actitudes propias de partidos y regímenes no democráticos.

Y no es la primera vez que escuchamos algo así desde el PSC -que continúa  siendo un problema pendiente del PSOE- y mucho nos tememos que ello lo sustente Pedro Sánchez en su funambulista caminar sobre la delgada línea roja donde ahora hace equilibrios y piruetas. Como la que acabamos de ver a propósito de la anunciada abstención socialista ante la próxima ratificación del Tratado de Libre Comercio de la Unión Europea y Canadá.

Sabemos que Parlon, que aspiró a liderar el PSC frente a Iceta, se opone frontalmente al referéndum ilegal de Puigdemont pero sus amenazas o sus advertencias al Gobierno de España no tienen cabida en la Democracia ni en  el ámbito legal y constitucional. Y constituyen un error que pronto debería de subsanar Pedro Sánchez antes de que esta mecha prenda entre las bases y dirigentes del PSC avivando el incendió político catalán.

Se empieza por hablar de la ‘nación de naciones’ y una vez que se sube ese escalón ya están en el PSC anunciando recursos internacionales en contra de España si el Gobierno decidiera aplicar a rajatabla la legalidad frente al desafío catalán.

Y que se cuide Sánchez, el rojo, de seguir los pasos de Parlon porque en ese caso donde sí habrá una rebelión será en el PSOE. Empezando por el Grupo Socialista del Congreso que no controla Sánchez y siguiendo por los barones regionales con Susana Díaz a la cabeza y en ese caso la ruptura socialista se convertiría en una imparable realidad.