Iglesias apoya el referéndum ilegal de Puigdemont

A cambio de que ERC y PDeCAT voten a favor de la moción de censura que Podemos ha presentado en el Congreso contra Mariano Rajoy, el líder de Podemos Pablo Iglesias se ha declarado a favor de apoyar el referéndum ilegal y unilateral para la independencia de Cataluña que ha anunciado Carles Puigdemont. Así mismo, Iglesias se opone a que el Gobierno de España tome cualquier medida contraria -que califica de ‘represiva’- a la celebración del referéndum ilegal que Iglesias compara con una ‘movilización legítima’ en lugar de reconocer que estaríamos ante la ruptura de la legalidad y la violación del marco constitucional.

Poco lo ha durado a Iglesias su pasión por la Patria a la que mencionó de manera reiterada el pasado sábado en su mitin de la Puerta del Sol. Ahora esa Patria la acaba de vender a los independentistas catalanes por un puñado de votos para no quedarse solo y en ridículo durante la votación de esa moción contra Rajoy y la corrupción del PP, que siendo cierta no es menor que el 3 % de Artur Mas, Convergencia y PDeCAT o que la de los Pujol, desde donde ahora asoma la cabeza su patriarca Jordi Pujol pidiendo, sin pudor alguno, a los catalanes que se movilicen a favor de la independencia para que Cataluña ‘no se diluya’, dice.

Iglesias con estas declaraciones -a la emisora Rac-1- se posiciona contra la legalidad vigente, el Estado de Derecho y la Constitución por más que luego diga que él ‘no considera vinculante el referéndum’, o que le gustaría que la consulta fuera legal, o que Podemos votaría contra la independencia, o que cree que Puigdemont debe acudir al Congreso de los Diputados, etcétera.

El resultado de ello es que Iglesias se alinea en favor de quienes en Cataluña están en contra de la unidad de España. Todo lo demás son fuegos de artificio con los que pretende enmascarar su posición en un tiempo en el que Podemos vive en el desconcierto. Así lo demuestra la moción de censura contra Rajoy, que ofrecieron retirar si el PSOE de Pedro Sánchez presentaba otra y que al final mantienen muy a pesar de que sus aliados de Compromís le han pedido que la retire.

Al fondo de todo ello está el regreso de Pedro Sánchez al liderazgo del PSOE lo que le ha sentado muy mal al líder de Podemos que esperaba como agua de mayo que Susana Díaz, que representa el ala derecha del partido, hubiera ganado las primarias. Porque Iglesias sabe muy bien que Sánchez será duro competidor electoral de Podemos en el ámbito de la izquierda.

Además, Iglesias tiene un serio problema en Cataluña donde sus compañeros de ‘En Comú Podem’ están divididos ante el referéndum ilegal que plantea Puigdemont y al que ellos se suman, convencidos de que el Gobierno reaccionará con firmeza en contra de esta consulta ilegal, momento en los que Podemos se echará a la calle para calificar de ‘represiva’ la acción del Ejecutivo en favor de imponer la legalidad.

Naturalmente aquí falta por ver qué decide Sánchez ante la moción de censura de Podemos a Rajoy  porque se baraja el no y la abstención a pesar que Podemos votó no contra la investidura de Sánchez. Y desde luego falta por ver que actitud toman Sánchez y el congreso del PSOE de los días 17 y 18 de junio a propósito de Cataluña, donde se espera que Sánchez proponga la aprobación de su ‘España plurinacional’ más allá de la declaración federal de Granada.

Aunque se da por hecho que el PSOE se posicionará con rotundidad en contra de la celebración en Cataluña del referéndum ilegal y unilateral que propone Puigdemont y que apoyará sin fisuras las medidas que se adopten desde Gobierno de Rajoy para restablecer la legalidad en el territorio catalán. Porque si eso no fuera así la ruptura del PSOE sería inmediata y fulminante y la mayoría de sus diputados, cargos públicos y dirigentes regionales y locales de la organización se pondrían al lado del Gobierno de España y de Rajoy.