Rajoy no replicará a Iglesias en la moción de censura

GRA018. MADRID, 22/02/2017.- El líder de Podemos, Pablo Iglesias, conversa con la portavoz parlamentaria de Podemos, Irene Montero, durante la sesión de control al Gobierno en el pleno del Congreso de los Diputados. EFE/Javier Lizón |

La vida política española continúa con su ritmo trepidante y plagado de tensiones, desde el triunfo de Sánchez en las primarias del PSOE hasta la amenaza de ruptura de Puigdemont. Y ahora la expectación se traslada al Parlamento con motivo de la moción de censura presentada por Podemos.

‘Donde las dan las toman’ afirma un dicho español y esa máxima es la que ha decidido aplicar Mariano Rajoy frente a la moción de censura que Pablo Iglesias ha presentado en el Parlamento. Moción en la que el presidente del gobierno no se va a prestar a replicar para no colaborar en el espectáculo de auto propaganda que el líder de Podemos pretende montar en el Congreso de los Diputados el próximo martes 13 de junio, a sabiendas que su moción no prosperará.

Ambos candidatos están en su derecho. Iglesias puede presentar la moción de censura porque tiene diputados suficientes para ello y el motivo del gran escándalo con la corrupción de la ‘Operación Lezo’. Pero está claro que está moción no la presentan para desalojar a Rajoy del poder ni tan siquiera para conseguir un tercio de los apoyos de la Cámara. Y Rajoy está en su derecho de no replicar porque así se lo permite el reglamento del Congreso.

De hecho el propio Iglesias, consciente de su temeridad, ha pretendido en el último minuto que sea Pedro Sánchez -tras ser elegido secretario general- el que presente la moción contra Rajoy lo que ni siquiera mereció la respuesta de Sánchez quien olvida que Rajoy sigue en el Gobierno porque Iglesias no le apoyó a él en el proceso de investidura de marzo de 2016.

Iglesias lleva tiempo utilizando la calle para hacer oposición en lugar utilizar el Parlamento como reclamaba Errejón. Precisamente el pasado sábado en su mitin de la Puerta del Sol Pablo Iglesias dijo: ‘este país es mejor que su Parlamento’. Como si el Parlamento no fuera precisamente el reflejo político del país.

Y todo ello al margen de la gravedad de los casos de corrupción ocurridos y desvelados en las últimas semanas en el PP de Madrid y la utilización por el Gobierno de sus ministros de Justicia e Interior así como de los fiscales para proteger al ahora encarcelado Ignacio González a quien desde el entorno del Ejecutivo se avisó que estaba siendo investigado y que le iban a registrar su casa y despacho. E incluso acaba de saberse que González fue advertido que por orden del juez le había instalado unos micrófonos en su despacho.

Pero la gravedad de estos hechos, que sin duda han favorecido el triunfo de Sánchez en el PSOE, no justifican el uso de la moción de censura por parte de Podemos como consecuencia de un momento de euforia o indignación. Cuando lo lógico parecía ser que Iglesias, en privado, hubiera iniciado una serie de contactos con el resto de la Oposición para ver si era viable dicha moción de censura pactando un candidato a la presidencia del Gobierno y un programa de gobierno para los próximos años.

Pero a Iglesias le pierde su ansia de notoriedad y ya se veía en la Cámara en un mano a mano contra Rajoy y quitándole al PSOE, por unas horas, el título de líder de la Oposición. Pero Rajoy le ha estropeado el espectáculo al decir que no entrará en ese juego y hace bien. Porque el presidente sabe que en Podemos se han precipitado y equivocado. Y también lo sabe Iglesias y por ello le ha querido pasar la patata caliente de la moción de censura a Sánchez que tampoco la va a coger.