Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

El triunfo de Macron abre un tiempo nuevo en Francia

Macron

Emmanuel Macron es el nuevo presidente de Francia y el más joven de la historia de la República, tras haber batido largamente, casi doblado con el 65,8% de los votos a su adversaria Marine Le Pen con 34,2% resultado al que se le añade un 25 % de la abstención.

La espectacular victoria de Macron implica un cambio generacional y una nueva etapa política en Francia lo que implica un desafío de Macron a los dos grandes partidos tradicionales galos, los conservadores (ahora llamados republicanos) y los socialistas que, como en España, están inmersos en una seria crisis de liderazgo e identidad. Y a la vez acosados a su izquierda por el movimiento de los 'insumisos' (próximo al Podemos español) de Jean Luc Melenchon.

Como novedoso y exitoso es el movimiento 'En Marcha' de Macron que sin duda se presentará como partido político a las elecciones legislativas del próximo mes de junio donde se librará una nueva y dura batalla política en la que Macron buscará una mayoría presidencial en las inminentes elecciones legislativas de junio con la que deberá formar su primer gobierno en los cinco años de presidencia que tiene por delante y desde la que ya ha anunciado la defensa de los intereses vitales y de la imagen de Francia así como su firme compromiso con Europa y contra el terrorismo.

Marina Le Pen no sólo ha perdido las elecciones sino que además perdió por mucho más aunque ella se presenta, con sus 11 millones de votos, como la líder de la oposición y de un nuevo partido patriota y popular que no logrará pasar la barrera de la segunda vuelta de los comicios legislativos porque, como ya ocurrió otras veces, los partidos demócratas le cerrarán la puerta.

El reto que tiene ahora Macron es el de convertir su movimiento cívico 'En Marcha' en el primer partido de la Asamblea de Francia para facilitar de esa manera la formación de una mayoría presidencial que desde su centrismo reformista deberá completar con conservadores y socialistas, porque está claro que con quien no va a colaborar será con las huestes de Melenchon o de Le Pen.

Tarea ardua la de Macron salvo que los votantes del PSF se dividan en dos, los unos a favor de Macron (como ya lo están Manuel Vals y Segolenne Royal) y los otros en favor de Melenchon como ya ha ocurrido en estas elecciones presidenciales en menoscabo del candidato socialista Benoit Hamon.

En la Unión Europea y España ahí incluida la gran victoria de Macron se ha considerado también un triunfo europeo que reforzará las posiciones de la UE en la negociación del Brexit con Gran Bretaña. Y su triunfo y cambio generacional tendrá efectos de contagio en otras naciones europeas como puede ser el caso de Italia donde Mateo Renzo ha vuelto al liderazgo de su Partido Democrático.

Asimismo el triunfo de Macron no habrá gustado nada a Donald Trump ni a Vladimir Putin porque ambos se habían posicionado cerca de Marine Le Pen. La que soñaba con haber alcanzado la cota del 40% de los sufragios para quedarse finalmente cerca del 33%. Un mal resultado en el que influyó su grotesca agresividad en el último debate electoral.

Francia inicia una nueva etapa política y si Macron cumple sus promesas electorales puede que también su VI Republica. Para ello tiene por delante cinco años de presidencia y en tan solo un mes unas elecciones legislativas que se anuncian inciertas y en las que Macron deberá reforzar su último resultado porque, como dijo una vez y en un caso similar François Mitterrand, no parece lógico los franceses voten a favor de un presidente y tan solo un mes después contra él

Sobre el autor de esta publicación