Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Carta de amor de Iglesias al PSOE

636292368574790190w

Después de anunciar una moción de censura contra el presidente Mariano Rajoy sin previamente pactar con otras fuerzas políticas su viabilidad, Pablo Iglesias anuncia una carta de 'amor' al PSOE para que se sume a la censura pero los socialistas, sumidos en sus primarias a la secretaría general, ya la han rechazado y con razón acusando a Iglesias de ser 'el mejor aliado de Rajoy'.

Y por dos motivos: porque se opuso a la investidura de Pedro Sánchez en marzo de 2016, favoreciendo la permanencia de Rajoy en el Gobierno; y porque su empeñó en llevar la iniciativa en la moción de censura sin una previa consulta al resto de la Oposición, lo que ha liquidado la propuesta y le ofrecerá a Rajoy una nueva victoria política frente a un Podemos aislado en el Parlamento.

En realidad Iglesias no quiere echar a Rajoy sino vencer al PSOE y juega a entrometerse en las primarias socialistas para que el PSOE quede roto tras su congreso de junio. Y es por ello por lo que no quiso apoyar a Sánchez en el mes de marzo de 2016, convencido de que en las siguientes elecciones de julio y con la ayuda electoral de IU le darían el sorpasso a los socialistas y se equivocó.

Y ahora Podemos delata la 'trama' de los intereses creados y denuncia el uso de las instituciones por parte de Rajoy para tapar la corrupción y algo o mucho de eso es verdad, pero ni Podemos puede romper su aislamiento para derribar al PP ni este partido tiene un proyecto democrático y viable para España. Denuncian sí los abusos de los poderosos y gobernantes pero no tiene la solución.

Basta ver los problemas internos de Podemos y sus confluencias (incluso con el sector de Errejón que logró más del 30% de los votos en la Asamblea de Vistalegre y ha sido enviado al ostracismo). O su ambigua y temeraria posición en Cataluña o el País Vasco, su animadversión a la UE, la ausencia de un programa económico y social viable que garantice el crecimiento y la recuperación del empleo y que decir lo que se refiere a la vida democrática donde Iglesias ha proclamado su deseo de controlar a los jueces, fiscales y los medios de comunicación.

España no es Grecia, afortunadamente, y en Grecia su amigo Tsipras ya ha tenido que rectificar muchas de sus utópicas propuestas para adaptarse a la realidad. Pero Podemos necesita un discurso radical para mantener viva la atracción a sus votantes aunque eso en un país como España le impone un techo electoral que no podrán romper de la misma manera que tampoco van a cambiar nada en la política y la sociedad desde su ruidosa soledad.

Como en los fuegos artificiales en Podemos saben lanzar muy bien cohetes llamativos que iluminan unos segundos el cielo pero luego se apagan y solo queda algo de humo y nada más. Llaman la atención, denuncian, se mueven con habilidad pero hacia ninguna parte y sin ofrecer nada a la sociedad.

Y ahora, a buenas horas, Iglesias le envía una carta al PSOE ofreciéndole la luna, como ofrecieron a Sánchez la Moncloa en la primavera de 2016 y luego a la hora de votar Iglesias volcó un saco de cal viva de los GAL de González (que si existieron) sobre los escaños socialistas del Congreso para justificar su no a Sánchez y en consecuencia su si a Rajoy.

Y claro ahora Podemos carece ante el PSOE de credibilidad pero sobre todo frente a Sánchez que es, en definitiva, al que ha pretendido engatusar para sembrar la cizaña en los prados socialistas donde está a punto de iniciarse la batalla de las primarias a la secretaría general.

Sobre el autor de esta publicación