Hollande invita a Rajoy a Versalles

Matteo Renzi tuvo la mala idea de excluir a España de una cumbre europea de Roma y sobre él cayó la ‘maldición de Rajoy’, que se cierne sobre todos sus adversarios, y así le va al italiano que perdió el referéndum, la jefatura del Gobierno y acaba de dimitir como secretario general del PDI.

Sin embargo, la canciller Angela Merkel -la que dice que Rajoy ‘tiene la piel de elefante’- y el presidente François Hollande han tratado bien y con respeto a España y a Rajoy, y han hecho bien porque nuestro país es pieza maestra en Europa y desde el anuncio del Brexit con mayor motivo.

De ahí la invitación de Hollande a Rajoy a la cumbre ‘a cuatro’ de Versalles en la despedida del presidente francés, en vísperas del Consejo Europeo y bajo el volcán de tres las bocas de Trump, el Brexit y Marine Le Pen. Asuntos de los que se habló en el XXV encuentro hispano-francés de Málaga donde La Legión española -nuestra ‘forcé de frappe’- rindió los honores al estadista galo.

Afortunadamente los tiempos de desencuentro entre Francia y España a propósito de ETA y al inicio de nuestra transición, bajo la presidencia de Giscard D’Estaing y Mitterrand pasaron. Y ahora la relación entre ambos países goza de muy buena salud y de amplias vías de colaboración.

Sobre todo cuando nuestros vecinos del norte viven en la incertidumbre de unas inminentes elecciones presidenciales (finales de abril) donde asoma la cabeza el populismo de extrema derecha y anti europeo de Marine Le Pen.

De manera que si antes en los Consejos Europeos los dirigentes de la UE le preguntaban a Rajoy qué iba a pasar en España con las elecciones del 26-J del pasado año ahora la preocupación se centra en Francia, por todo lo que pueda ocurrir en ese país y en consecuencia en la UE. La que a punto está de celebrar el 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma que dio a luz el Mercado Común europeo, camino de la CEE y de la Unión Europea.

A la que ha venido a tranquilizar el vice presidente de EEUU Mike Pence tras las públicas agresiones de Trump, aplaudiendo el Brexit y pidiendo que otros países de la UE siguieran los pasos de Londres para destruir el histórico proceso de la integración europea que con seguridad sobrevivirá al mandato de Donald Trump, si es que consigue acabarlo, algo que muchos empiezan a dudar.

La cumbre de Versalles del 6 de marzo con presencia de Hollande, Merkel, Rajoy y Gentiloni será muy importante de cara al Brexit y al Consejo Europeo de los días siguientes porque en ella las cuatros grandes naciones de la UE van a coordinar sus posiciones que serán decisivas para todos los demás.