Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Iglesias y Rajoy dos triunfadores antagónicos y aliados

Podemos

Rajoy e Iglesias son los que mandan en la derecha y en la izquierda. Rajoy el que más porque: no tiene enfrente a una sólida y unida oposición; Podemos se radicaliza; en el PSOE sigue la bronca interna; y en el PP se ha librado de Aznar y ha convertido a Cospedal, sin mando en el partido, en el tapón de su sucesión. Mientras Iglesias sale reforzado a la espera que Susana Díaz gane en el PSOE, asume el control de Podemos y mantiene intacta su prioridad en pos del 'sorpasso' al PSOE -no apoyó la investidura de Sánchez- para liderar la izquierda e insistirá en la integración de IU en Podemos.

¿A quién beneficia el triunfo de Pablo Iglesias en Vistalegre II? En teoría al PSOE y al PP porque radicaliza el discurso populista y frena el crecimiento de Podemos por el centro izquierda, como lo advertía Errejón. También va a favorecer la integración de IU en Podemos y tener un efecto colateral en las primarias del PSOE puede que en favor de Pedro Sánchez.

Pablo Iglesias ha arrasado a Íñigo Errejón en todas las votaciones de la Asamblea Vistalegre II de Podemos y lo ha conseguido con un órdago sobre su liderazgo al frente del partido hasta convertir la votación en un plebiscito. Un todo o nada en el que Errejón ha sido víctima de su propia medicina, el populismo, al pretender introducir en Podemos realismo político y presencia institucional frente a los discursos más simplistas, radicales y populistas de Iglesias, partidario de dar la batalla en la calle.

El triunfo de Mariano Rajoy en el congreso de la Caja Mágica ha sido un paseo militar, sin oposición alguna (y sin Aznar) y utilizando a Cospedal de tapón para evitar cualquier debate sobre la sucesión del presidente del PP que acapara todo el poder y fue proclamado por aclamación.

Al contrario en Podemos 150.000 inscritos votaron en la Asamblea y dieron todo el poder a Iglesias con casi el 60 %, de los votos mientras Errejón quedaba en el 37 %, muy lejos de la mayoría pero con el apoyo de más de un tercio del partido lo que no hay que despreciar. Como lo exige Errejón al proponer un modelo integrador en la nueva Ejecutiva de Iglesias donde se espera que Errejón pierda la secretaría política y el cargo de portavoz en el Congreso lo que le otorgó una importante presencia mediática.

Monedero, en el rol de gran depurador, ya ha pedido a Errejón que dimita al tiempo que Irene Montero, la compañera de Iglesias y conspiradora como la que más, aspira a hacerse con el control de la portavocía de Podemos en el Parlamento al tiempo que se especula con la salida en masa de los puestos intermedios de los principales aliados de Errejón.

La Asamblea de Podemos quedó reducida a una simple batalla interna por el control del poder y a poco más porque no se habló de España. Y menos aún del desafío catalán y la ruptura de la legalidad cuestiones de las que si habló con contundencia Rajoy afirmando que no permitirá el referéndum al tiempo que reclamaba la estabilidad para su gobierno y sus políticas económicas en pos de consolidar la salida española de la de la crisis.

Rajoy e Iglesias son los claros triunfadores de este fin de semana y aunque se presentan como antagonistas políticamente irreconciliables lo cierto es que, incluso a su pesar, ambos sobrealimentan, el uno con el otro, las que son sus respectivas posiciones de poder.

Además tienen una excelente relación personal, porque Rajoy no olvida que Iglesias impidió que Sánchez llegara a la Moncloa en la sesión de investidura del 4 de marzo de 2016, e Iglesias sabe que sin el visto bueno de Rajoy Podemos en general y él en particular nunca habrían logrado tener un canal nacional (La Sexta TV) de televisión, lo que ha sido letal para el PSOE.

Sobre el autor de esta publicación