Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Alfonso Alonso debe sustituir a Cospedal

32825508865_846dda7fd2_z

No tiene gracia que Cospedal esté haciendo chistes sobre la Asamblea de Vistalegre II de Podemos cuando al PP le acaban de estallar en la cara y en la apertura de su Congreso las primeras condenas (caso Fitur) de la gran trama de su corrupción valenciana; y cuando un alto porcentaje, el 49 % de los compromisarios, ha votado en contra de que Cospedal permanezca como Secretaria General, ministra de Defensa y presidenta del PP de La Mancha.

Varapalo pues a Cospedal en el Congreso del PP a pesar de que el aparato del partido se volcó en la votación que luego ganó por los pelos, pero que evidenció que la mitad del partido está en contra de la Secretaria General. Además hace tiempo que Cospedal carece de mando en el PP porque Rajoy le quitó el puesto de Portavoz (se lo dio a Casado), el control electoral (en manos de Moragas) y el mando regional (que lleva Maillo).

Bastante tiene Cospedal con el ministerio de Defensa por lo que Rajoy debería nombrar un nuevo secretario general del PP del nivel de Alfonso Alonso, un político joven y de amplia experiencia porque fue: Alcalde de Vitoria; portavoz del PP en el Congreso de los Diputados; y ministro de Sanidad. Y además Alonso es un político moderado (nada que ver con el bronco Rafael Hernando), bien considerado y ¡sabe hablar!, cosa que no sabe hacer Cospedal ni en fondo ni en forma.

La bromita de Cospedal llamando dúo Pimpinela a Pablo Iglesias y a Íñigo Errejón no tienen ninguna gracia ni don de oportunidad vistas las condenas que, como una traca -a la que se unen la confesión de los empresarios de Valencia y los casos Rato, Gürtel, Bárcenas y Mato-, estalló en la sesión de apertura del Congreso del PP.

Naturalmente Errejón ha respondido a Cospedal diciendo que el próximo Congreso del PP lo van a tener que celebrar en un 'centro penitenciario'. Desde luego hablar de plazas de toros en referencia a Vistalegre es otra temeridad del PP porque las primeras filas de los mítines del PP en la plaza de toros de Valencia, aquellos mítines que tanto gustaban a Rajoy y Aznar, estaban ocupadas por una banda de delincuentes valencianos hoy en los juzgados y algunos ya condenados.

Ayer se preguntaba, sin pudor, Cospedal que cómo le pasaban estas cosas al PP. Pues que se lo explique su gran amigo Luis Bárcenas al que Rajoy nombró tesorero del PP y luego, cuando estalló el escándalo de los 'papeles' de la doble contabilidad y las cuentas en Suiza, le mando un SMS que decía: 'Luis, se fuerte, te llamo luego'.

Por mucho que a Rajoy le guste el inmovilismo algo tiene que cambiar en el PP, como algo cambió el Gobierno meses atrás. Y Cospedal está abrasada. Pero allá don Mariano con su cortijo político y su autocracia particular en este tiempo de final del bipartidismo y de tiempos de pactos y diálogo fluido en el que hacen falta políticos con buenos modales y pasado limpio. Y en todo eso Alfonso Alonso reúne condiciones que le permitirían ser un buen Secretario General.

Sobre el autor de esta publicación