Obama contra Putin y contra Trump

El presidente de los Estados Unidos Barack Obama ha acusado a Rusia de haberse entrometido en la campaña electoral presidencial para favorecer a Donald Trump y dañar a Hillary Clinton utilizando espionaje cibernético y filtraciones de documentos secretos de la campaña de Clinton, como el relativo a las recomendaciones del Partido Demócrata en favor de Hillary Clinton y contra de Bernie Sanders en las primarias del Partido Demócrata.

La acusación de Obama, que ha dejado descolorado a Trump, es de la mayor gravedad porque acusa a una potencia extranjera como Rusia de interferir y alterar la vida democrática de Estados Unidos ni más ni menos que en las elecciones presidenciales. Y ello ha llevado a Obama a expulsar de manera fulminante a 35 diplomáticos rusos acusados de espionaje y a otros agentes y empresas rusas que han sido cerradas por igual motivo.

Con estas decisiones y sanciones, que se ampliarán en los próximos días, Obama se despide de la presidencia norteamericana haciendo alarde de su firmeza y autoridad, y dejando a Trump en difícil situación por su amistad con Putin y una vez que una parte del Partido Republicano apoya a Obama, ahí incluido el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

La decisión de Obama, que seguramente será respondida por Putin en las próximas horas con expulsiones de Rusia de diplomáticos americanos -sobre los que Obama ha dicho que están sufriendo el acoso ruso- está avalada por investigaciones oficiales y pruebas que el presidente americano anuncia que se harán públicas en próximos días.

Estos hechos dejan a Trump en una delicada posición porque si anula las decisiones de Obama cuando asuma la presidencia no faltaran quienes lo ocupen de traidor a su país y de haberse aprovechado de la intromisión de Rusia en la campaña presidencial norteamericana para ganar a Clinton.

Asimismo, con estas decisiones y con el reciente voto de USA en la ONU contra los asentamientos ilegales de Israel en Palestina, el presidente Obama refuerza su prestigio y autoridad después de ocho años al frente de la Casa Blanca y en víspera de la llegada al poder del conflictivo Trump que ya veremos cómo reacciona ante estos acontecimientos que, por ahora, han dejado a Putin al descubierto y en pésimo lugar en la escena internacional.