Aznar rompe amarras con el PP

La ruptura frontal de Aznar con el PP puede ser otro motivo para que el presidente Rajoy decida adelantar las elecciones generales a partir del mes de mayo, si para entonces no ha conseguido aprobar los Presupuestos Generales de 2017, aprovechando la profunda crisis del PSOE e impidiendo el nacimiento de un partido conservador a la derecha del PP si Aznar decide dar ese paso dividiendo el electorado de la derecha.

El pasado mes de octubre José María Aznar, en un movimiento calculado y premeditado, soltó la amarra de popa de su nave política del atraque que FAES tenía en el puerto del PP y ahora acaba de desatar la amarra de proa renunciando a la presidencia de honor del PP, anunciando su ausencia en el congreso del partido que se celebrará los días 11 y 12 de febrero de 2017 e iniciando su propia singladura en principio con un rumbo desconocido pero a buen seguro distinto al que hoy marca Rajoy en el Gobierno y el PP.

De momento Aznar, se escuda en el organigrama de FAES para explicar su ruptura y se queda de militante del PP pero no hay que descartar otras opciones: que lidere desde FAES el sector crítico y el ala conservadora del partido; o que funde un nuevo proyecto político ‘conservador’ en compañía de sus más fieles colaboradores entre los que figuran muchos de los que han sido marginados por Rajoy como Gallardón, Zaplana, Acebes, Astarloa, San Gil, Aguirre, Álvarez de Toledo, Mayor Oreja etcétera, todos cerca de FAES.

Al inicio de sus discrepancias con Rajoy ya advirtió Aznar que, llegado el caso, él asumiría sus ‘responsabilidades políticas con España’. Y está claro que el último comunicado de FAES va en ese sentido al atacar la nueva política catalana del PP. Un comunicado hecho público tan solo unas horas después que la vicepresidenta Sáenz de Santamaría reconociera errores del PP en Cataluña en la recogida de firmas contra el Estatuto y la ausencia de diálogo con el PSOE, políticas que impulsó Aznar tras el aislamiento del PP en el llamado ‘pacto del Tinell’. En el comunicado de FAES Aznar acusaba a Rajoy de ‘asumir el relato de sus adversarios’.

Y a buen seguro que el desafío catalán en el marco de la unidad de España y la reforma de la Constitución son ‘casus belli’ para Aznar, quien además ha criticado en publico la política fiscal de Montoro y en privado la gestión por Rajoy y Cospedal de los casos de corrupción del PP de Gürtel y Bárcenas, así como otros episodios como el ‘abandono de Rita Barberá’ por el PP y asuntos relativos a las maneras con las que Rajoy ejerce su liderazgo en el partido y el Gobierno.

Aznar primero separó en el mes de octubre a FAES del PP, ahora renuncia a la presidencia de honor del partido, y el próximo paso puede ser el darse de baja como militante del partido que él refundó camino de un nuevo partido en este tiempo de grandes cambios políticos en España, Europa y América en el que no sería de extrañar que pronto viéramos un encuentro de Aznar con Trump para mayor sorpresa de Rajoy.

Que nadie se llame a engaño, en esto de los sectores críticos del PSOE (Sánchez), Podemos (Errejón) y C’S (Punset) no se puede incluir a José María Aznar como otro más, porque este expresidente, a pesar de los que fueron sus grandes errores (la guerra de Irak y las mentiras del 11-M), es un peso pesado de la política nacional, tiene excelentes relaciones con los partidos conservadores de Europa y América Latina y en USA y podría contar en España con el apoyo de un diario nacional impreso o digital.

De manera que mucho cuidado con Aznar porque, además, sus apariciones en público y comentarios políticos tienen un eco muy importante, en contra y a favor, en las redes sociales y en los medios de comunicación. Y si a Rajoy no le sale bien su arriesgada apuesta en Cataluña pues con mayor motivo.

Otra cosa es la especial y la grave situación de inestabilidad política y crisis económica y social de España. Esta tensa y nueva realidad que Aznar no debe desdeñar desde esa su aireada y pretendida ‘responsabilidad’.