La UE debe ser implacable con Gran Bretaña

Lo ha dicho sin rodeos el presidente de la Comisión Europea Jean Claude Juncker: la salida de Gran Bretaña de la UE se debe poner en marcha ‘cuando antes’. Le ha faltado añadir: ‘y vamos a ser implacables con ellos’.

Eso es lo que esperan los europeos (y lo que no dijo nadie en España en el cierre de la campaña electoral de ayer viernes) de las instituciones de la UE: que los ingleses se vayan cuando antes y no de vacío o con regalos y concesiones por parte de la Unión a la que le acaban de hacer un histórico daño político y económico. Y no es la primera vez que algo así hace Londres aunque esta vez ha sido la más dura pero la definitiva.

De Gaulle vetó por dos veces la entrada de Gran Bretaña en la entonces CE (1963 y 1967) y no le faltaba razón. Los ingleses no son de fiar porque su nacionalismo y nostalgia imperial les hace creerse superiores e incompatibles con el resto de países europeos. Se acaba de demostrar en el referéndum del Brexit donde votantes de mayor edad, los campesinos y los patriotas imperiales han impuesto el ‘no’ que provocará serios daños al conjunto del país insular.

El Reino Unido que, por causa de este Brexit se romperá en Escocia y en Irlanda del Norte (y ya veremos que ocurre con Gibraltar), sufrirá severas penalidades económicas, sociales y financieras y tendrá que abandonar todas las instituciones de la UE donde tenía una importante representación.

Inglaterra sufrirá también su ‘soledad’ en el mundo global que habitamos -tan global como que su Brexit causó estragos en todo el Planeta- donde solo las potencias internacionales (y la UE lo es, pero Gran Bretaña no) tendrán capacidad de pactos, influencia y control del comercio, las finanzas y la política internacional. Y mucho cuidado con la OTAN porque hora es que la UE ponga en marcha la ‘Europa de la Defensa’ al margen del gobierno e Londres.

En cuanto a España, las declaraciones timoratas y de paños calientes del presidente en funciones Rajoy, diciendo que no hay que alarmarse -ae la Bolsa de Madrid un 12,35 % y dice que no pasa nada- nos parecen lamentables, como las también las inanes declaraciones sobre el Brexit de Sánchez, Iglesias y Rivera.

Cuatro líderes nacionales que a la vista de lo ocurrido ayer en Gran Bretaña tendrán que pactar un gobierno nacional en un tiempo record si no queremos que a la Europa del Brexit se le una la crisis de inestabilidad política española, lo que sería un mal añadido de preocupante impacto para España y la UE.

La que probablemente recibirá, en su Consejo Europeo de finales de mes, la comunicación oficial del dimisionario y temerario David Cameron de la salida de Gran Bretaña de Europa, lo que pondrá en marcha el proceso de salida del Reino Unido (donde la Reina Isabel II jugó al Brexit) de los Tratados e instituciones europeas. Pero ‘cuando antes’ como declaró ayer tarde Juncker en Bruselas entre aplausos y harto de razón.