Muy bien Rivera en Venezuela

El líder de Ciudadanos Albert Rivera ha pedido la revocación del presidente de Venezuela Nicolás Maduro ante la Comisión Política de la Asamblea, donde afirmó que ‘España está con Venezuela’. Rivera llegó ayer a Caracas invitado por Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, el líder de la oposición aún encarcelado injustamente por el gobierno de Nicolás Maduro.

El mismo presidente -una mala parodia de Chávez- que lleva meses insultando a España y advirtiendo a sus ciudadanos del riesgo de un fantasmagórico golpe de Estado o de una invasión extranjera con el objetivo de ocultar la seria crisis económica, social y democrática de Venezuela y justificar la represión política y la falta de libertad.

El mismo Maduro que descalificó a Albert Rivera y lo amenazó con su expulsión del país si pisaba tierra venezolana lo que hasta ahora no ha ocurrido. Y el mismo presidente venezolano que hace pocos días invitó y recibió al ex residente español José Luis Rodríguez Zapatero que no sabemos a qué fue a Caracas en las actuales circunstancias ni se conoce resultado alguno de su presunta mediación, aunque se dice que en los próximos días se podría abrir una línea de negociación entre Maduro y la oposición. Ahora bien, como ha dicho Rivera en Caracas, no puede haber negociación mientras los presos políticos no estén en libertad.

Rivera hizo bien en viajar a Venezuela en defensa de las libertades, la democracia y los Derechos Humanos y en contra de la represión política del régimen agotado de Maduro, que se opone a la celebración del referéndum para su ‘revocación’ que exigen, con dos millones de firmas, toda la oposición y fue apoyado por Rivera ante la Comisión Política de la Asamblea venezolana donde declaró que ‘España está con Venezuela’. La misma Cámara que ahora piensa investigar a las ayudas de Venezuela a los primeros dirigentes de Podemos.

A la espera de que finalice -esperemos que bien- el viaje de Rivera por tierras venezolanas no han faltado voces malévolas en Madrid que han acusado al líder de Ciudadanos de electoralismo, lo que no deja de ser un golpe bajo porque Rivera ha estado muy bien con esa visita y en línea con su talante y compromiso democrático. Máxime ahora que la crisis venezolana está alcanzando niveles de alta tensión y acabará llegando al seno de la Unión Europea done se espera que la UE se pronuncie políticamente ante esta lamentable situación.

Digan lo que digan los publicistas del Régimen y aliados en el exterior la situación de Venezuela es lamentable y corre el riesgo de acabar en un enfrentamiento civil y puede incluso que militar si continúa en alza el deterioro económico y social, la violencia callejera y la ausencia de medicamentos y alimentos y productos de primera necesidad.

Maduro no es Chávez y carece de preparación y talante democrático para guiar y gobernar el país, especialmente en momentos de crisis como los que se han derivado y ampliado por la caída del precio del petróleo y por una catastrófica gestión. Lo que unido al recorte de las libertades y a la persecución de los lideres de la oposición ofrece la imagen de un régimen -además corrupto- que se derrumba y que ya veremos como acaba si continua la escalada de la tensión.