Borrell, cuidado con él

Hace unas semanas, convencido de que los analistas políticos no solo deben valorar la actualidad sino también ofrecer soluciones a los problemas del país, propuse en estas páginas digitales que políticos como Josep Borrell y Josep Piqué regresaran a los primeros planos del PSOE y del PP para favorecer gobiernos de coalición. Jordi Évole en La Sexta TV recogió la idea citando mi artículo e invitó a Borrell y Piqué a su programa ‘Salvados’. Y allí el imbécil de Piqué, haciendo alarde de su proverbial descortesía, dijo que todo eso era ‘una chorrada’. Pues bien ahora Pedro Sánchez ha incorporado a Josep Borrell -y ha hecho bien- a su equipo ‘de Gobierno’. En cuanto a Piqué mejor que siga ganando dinero, con la nariz tapada, entre los escándalos de OHL porque eso se le da bastante bien.

Pedro Sánchez ha ‘fichado’ a Josep Borrell como ministro de Asuntos Exteriores ‘in pectore’ de un pretendido Gobierno socialista para el día después de las elecciones del 26-J y si los resultados electorales y las esperadas negociaciones de investidura acompañan esta vez a Pedro lo que no será nada fácil pero tampoco imposible. La invitación a Borrell es una buena decisión de Sánchez porque Josep es político de primera clase y sería un excelente ministro de Exteriores -pocos como él tienen un conocimiento de la Unión Europea, donde presidió el Parlamento- y también sería un excelente líder del PSOE y Presidente del Gobierno.

Además Borrell es un catalán del PSOE que ha defendido en Cataluña la Constitución y la unidad de España con valor y meticulosa precisión en un excelente libro sobre las mentiras de la secesión. Años atrás Josep Borrell fue el líder de los socialistas tras derrotar a Joaquín Almunia, pero aquello no prosperó porque el felipismo de González y Cebrián -los amigotes del inefable Zandi, el petrolero- veían en él un jacobino peligroso capaz de levantar el velo de las tramas felipistas del abuso de poder y la corrupción.

Y hace años también Antonio Gala escribió un buen artículo en el diario El Independiente titulado ‘Borrell, cuidado con él’. Pues eso mismo lo repetimos y avalamos aquí y ahora porque el fichaje de Sánchez a favor de Borrell es importante y significa el regreso de Josep a la primera línea de la política nacional, en Exteriores, en el PSOE o un Gobierno de coalición, no se sabe ni cuándo ni con quién.

Menor acierto nos parece la aparición de Margarita Robles, peleona habitual, como número dos de Sánchez en la lista de Madrid, porque bastante teníamos con la agresividad de Sánchez y de sus colegas C. Luena y A. Hernando, como para poner un punto más de agresividad en la cúpula del PSOE. Sobre todo en este tiempo de botellines, besos y abrazos cruzados de Podemos con IU, con un Pablo Iglesias que está entre un Romeo embaucador y el desafiante Don Juan. Personaje este que le obliga a Sánchez a desempeñar el papel del perdedor Don Luis.

Un rol del que Sánchez, vistas las encuestas, difícilmente puede huir aunque como se suele decir ‘hasta el rabo todo es toro’ y debemos de esperar los resultados del 26-J que son inescrutables a pesar de todas las encuestas porque el hastío y cansancio de la población nos puede deparar más de una sorpresa. De manera que Borrell bienvenido sea a la primera línea de la política en un momento en el que Sánchez mueve sus fichas mientras Rajoy permanece en su inmovilismo vital en espera que el miedo a Podemos le haga gratis al PP la campaña electoral.