Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Ni Gobierno, ni Obama ni mejora económica

rajoy_recortada

El presidente de los Estados Unidos Barack Obama ha aplazado su visita oficial a España ante la ausencia de Gobierno. Una decisión lógica del líder americano que podría agotar su presidencia sin venir a este país. Del que poco a poco se van ausentando también las mejoras de la economía y del crecimiento por causa de la inestabilidad política y la ausencia de un Gobierno estable y fuerte por la irresponsabilidad de los políticos que anteponen su ambición personal, como es el caso de Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, a los intereses generales de España.

Porque está claro que solo esa gran coalición PP-PSOE, similar a otras que gobiernan en países europeos, es la única salida seria y estable que nos podría colocar en la senda del crecimiento y la recuperación del empleo, porque las políticas económicas y sociales de Podemos no van por la senda de la convergencia con Europa sino todo lo contrario. Y porque Ciudadanos carece de los diputados necesarios para apoyar un gobierno del PSOE o del PP, aunque sí podría sumarse si lo desea a esa necesaria gran coalición.

La que al día de hoy solo podrían pactar Rajoy y Sánchez, dos políticos enfrentados hasta en lo personal, y con actitudes nada dialogantes en el caso de Sánchez que ha empujado a su partido a bloquear todo pacto con el PP, y que además ha fracasado en la investidura que acordó con Ciudadanos y, hasta ahora, en su intento de incluir a Podemos en un gobierno tripartito con PSOE y C’s que además carecería de estabilidad y cohesión.

Puede que la ausencia de ambos de Rajoy y de Sánchez en esa gran coalición, cediendo el liderazgo del Gobierno a otros políticos de sus respectivos partidos o incluso a algún independiente, pudiera ser la fórmula mágica para romper el bloqueo. Pero incluso para eso los dos deberían de sentarse juntos y hablar de España y no solo de aquello que les separa a los dos.

Y si no lo hacen ahora y nos vamos a nuevas elecciones, a lo mejor lo tendrán que hacer a partir del 26 de junio ellos mismos o unos nuevos dirigentes del PSOE y del PP, a lo largo de un segundo proceso para la investidura del presidente del Gobierno que nos podría conducir al mes de septiembre empeorando la inestabilidad política española y la crisis económica y social, ahora empeorada por los malos resultados del déficit de 2015 y la bajada de las previsiones para 2016 y 2017.

Lo cierto es que no podemos seguir así y que urgen pactos para formar un buen gobierno, estable, cohesionado y fuerte. Y allá Sánchez si sigue en su empeño en pactar con Podemos camino de una aventura mas que peligrosa para el PSOE, y cada vez mas difícil vista la mala marcha de la situación económica y social del país, que emporaría si se aplican las medidas económicas del partido de Iglesias, mas déficit e impuestos entre otras cosas.

Pero todo apunta que hasta que no lleguemos a la recta final del mes de abril, casi en vísperas de la convocatoria de nuevas elecciones el 2 de mayo, ni Sánchez ni Rajoy van a reaccionar. Y puede que entonces ya sea demasiado tarde para el pacto, lo que pagará muy caro España y el conjunto de la sociedad.

Sobre el autor de esta publicación