El Comité Federal del PSOE entre las elecciones y el PP

Este sábado está convocado el Comité Federal del PSOE para aplazar la elección de Secretario General y el Congreso del Partido previstos para los días 8 y 21 y 22 de mayo, respectivamente. Pero el doble fracaso de la investidura de Pedro Sánchez y la negativa de Pablo Iglesias al pacto de PSOE con C’s ha llevado a los socialistas y a su secretario general a un callejón sin salida donde Pedro Sánchez parece tener perdidas sus aspiraciones a presidir el gobierno de España.

Y semejante situación deja al PSOE ante la disyuntiva de aceptar una negociación con el PP, que el propio Comité Federal había vetado, o reconocer que no hay otra solución a la crisis institucional española que unas nuevas elecciones generales el próximo 26 de junio.

Le queda a Sánchez la posibilidad de un pacto del PSOE con Podemos, las ‘confluencias’ y ERC y DiL, lo que provocaría una revuelta entre los barones del PSOE contra Sánchez y supone la ruptura con Ciudadanos que han declarado que son incompatibles con Podemos de la misma manera que Iglesias rechaza todo acuerdo con Rivera.

Entonces la verdadera cuestión de fondo del Comité Federal del PSOE, al margen del calendario de su Congreso y de la lucha entre Sánchez y Susana Díaz por la secretaría general, reside en saber si los socialistas quieren o no unas elecciones anticipadas. En principio parece que no las quieren porque todas las encuestas dicen que volverá a ganar el PP. Pero en ese caso al PSOE solo le queda que se forme un gobierno bajo la presidencia del PP, con o sin Rajoy, con presencia de C´s y del PSOE, con o sin Sánchez.

Lo que está claro es que el llamado interés general de España no prima en las posiciones de ninguno de los partidos, y todos están a la caza de un buen pedazo de la tarta del poder. Y además posicionándose unos y otros para culpar a sus adversarios del fracaso negociador y la llegada de unas nuevas elecciones.

De ahí la importancia del Comité Federal del PSOE del sábado donde cabe esperar que todos estos asuntos aparezcan en el debate y no solo el del aplazamiento ‘sine díe’ del Congreso del partido, lo que Sánchez ha propuesto con el argumento de que hay que aplazarlo hasta que se forme gobierno. Pero todos saben que al día de hoy no hay posibilidad de que se forme gobierno salvo que se encuentre un pacto con el PP, para lo que el propio Comité Federal debería rectificar su posición de hace varias semanas contrarias a un acuerdo con Rajoy.

Queda también en el aire la cuestión de quién sería el candidato del partido que debe encabezar el cartel electoral socialista y todo apunta a que Sánchez tendrá una segunda oportunidad. Máxime cuando las encuestas anuncian otra victoria del PP, lo que dejaría aplazadas las aspiraciones de Susana Díaz hasta después de esas elecciones en las que los socialistas temen una coalición electoral de Podemos con IU y donde pueden quedar atrapados en su pacto con Ciudadanos con los que tienen acordado un programa común de Gobierno.

La intención de Sánchez es que el Comité Federal no entre en este debate sobre el mapa político y electoral con su optimista argumento de que aún quedan cuatro semanas para que vuelva a intentar que C’s y Podemos acepten su presidencia, lo que en estos momentos es muy difícil de imaginar.