Iglesias vuelve a rechazar a Sánchez

Que nadie se llame a engaño, el encuentro entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez ha sido un rotundo fracaso y todo sigue como estaba por más que Sánchez mienta y disimule con un impostado optimismo, cuando la realidad es la contraria como lo ha reconocido Ciudadanos diciendo que las cosas están como estaban, es decir muy mal y sin posibilidad de acuerdo.

La única verdad es que Iglesias no quiere que Sánchez y el PSOE estén al mando del Gobierno de España porque el objetivo de Podemos no es otro que convertirse en segundo partido nacional por delante del PSOE y con la ayuda de IU. Y es por ello por lo que Iglesias rechazó la última ocurrencia de Sánchez del Gobierno tripartito con PP, C’s y Podemos. Y le ha recordado que su única apuesta es el pacto PSOE-Ciudadanos con un Gobierno a la valenciana, que incluya el referéndum catalán y con la presencia de Podemos en ese Ejecutivo.

El colmo de la tomadura de pelo de Iglesias a Sánchez ha sido el decir que él renuncia a ser vicepresidente en ese Gobierno porque entiende que en el PSOE existe un rechazo a su persona, pero propone que sea otro dirigente de Podemos el que ocupe la Vicepresidencia. Con ese aparente sacrificio, renunciando a una Vicepresidencia que no tiene y que sabe que nunca tendrá, Iglesias se ríe de Sánchez en sus narices y lo único que busca es culpar al PSOE del fracaso de un Gobierno de la izquierda diciendo que él ha sido muy generoso.

En cuanto al optimismo de Sánchez, lo primero que hay que decir es que el líder del PSOE miente o ha perdido el contacto con la realidad. Dijo que se abren negociaciones entre PSOE, C’s y Podemos lo que es falso, porque la única negociación acordada ayer es la de Podemos y el PSOE para formar gobierno entre ambos y sin C’s.

Lo que es cierto es que Iglesias reconoció que no tiene inconveniente en verse con Rivera pero no para negociar sino para pedirle que C’s se abstenga a favor del Gobierno de Podemos con el PSOE, lo que Rivera no acepta, como ya lo sabe Iglesias. De igual manera Podemos rechaza abstenerse para facilitar un Gobierno del PSOE con C’s, diciendo que sus ‘principios’ se lo impiden.

Es decir no hay posibilidad de acuerdo por ninguna parte y Sánchez al día de hoy está perdido y camino de las elecciones generales. Y puede incluso que ni siquiera se celebre el encuentro de líderes entre Rivera, Sánchez e Iglesias porque C’s dice que semejante espectáculo no tiene sentido y solo beneficia a Iglesias que insiste en que el pacto PSOE-C’s de los 130 escaños está muerto y fracaso en la investidura mientras el que está por ver es el pacto PSOE-Podemos de 161 que podría contar con la abstención de ERC y Dil.

Lo asombroso de todo ello es el optimismo sin base alguna de Sánchez que dice verse cada vez más cerca de la Moncloa cuando al contrario cada día está más lejos porque el tiempo se agota. Un Sánchez que ya no sabe por dónde tirar y que llegó al disparate de proponer que las diferencias entre Podemos y Ciudadanos se diriman y voten en dentro del Congreso de los Diputados, lo que es el colmo de su desesperación.

El asunto viene de lejos, Iglesias no quiere llevar al PSOE a la Moncloa sino llevar a Podemos a la cima de la izquierda y por ello ofreció en su día ese imposible pacto de Gobierno entre Podemos y PSOE, en el que insiste a sabiendas que nunca lo aprobará el Comité Federal del PSOE.

Y para que no quede duda alguna de su firmeza ha apartado a Errejón de la imposible negociación con el PSOE. No en vano Errejón se había empeñado en llevar a Sánchez a la Moncloa ayudado por Pascual, los dos ‘desleales’ de los que hablo Iglesias sin mencionarlos y por ello los fulminó.

Así están las cosas al día de hoy. Es decir como lo estaban desde el final de las elecciones del 20-D. Y si todos se mantienen en sus posiciones solo quedan dos salidas un pacto de PP, PSOE y C’s o las elecciones el 26 de Junio. Todo lo demás son ganas de divagar o de ocultar la verdad.