Iglesias, látigo en Podemos y frialdad con Sánchez

En una carta abierta a sus militantes, dirigentes y ‘confluencias’ Pablo Iglesias le ha vuelto a decir a Pedro Sánchez que no habrá apoyo de Podemos de ninguna clase -ni por abstención- al ‘Pacto Reformista y de Progreso’ firmado entre PSOE y Ciudadanos. Y se lo ha dicho por escrito al tiempo que anuncia mano dura en Podemos con el cese del número tres del partido, Sergio Pascual, advirtiendo de paso que no se admitirán corrientes críticas en el seno de la Organización que ahora controlará él.

La misiva, titulada irónicamente ‘defender la belleza’, la ha distribuido Iglesias poco antes de verse con Sánchez quien acababa de llegar de Barcelona donde conversó con el presidente catalán Puigdemont, aparentemente sin acuerdo. Aunque está claro que el líder del PSOE fue a preguntar el ‘precio’ de la abstención de ERC y Dil a un eventual acuerdo del PSOE con Podemos, que es la única salida que le queda a Sánchez para ser presidente del Gobierno, si semejante pacto se lo consiente su Comité Federal.

La carta en cuestión es una dura y meditada respuesta de Iglesias a los ataques en cadena que Podemos está recibiendo del diario El País -el órgano oficioso del PSOE- para intentar doblegar a Iglesias y romper sus alianzas en Galicia, Cataluña y Valencia en favor de una abstención de Podemos que facilite el gobierno de Pedro Sánchez sobre la base de su pacto con Ciudadanos. El que a día de hoy es papel mojado tras ser derrotado en la investidura y no tiene el apoyo de Podemos ni del PP.

Una misiva donde Iglesias advierte a sus compañeros que no deben cometer errores como los recientes de Madrid, que dañan la imagen del partido y les advierte que no se admitirán ‘corrientes internas’, el líder de Podemos rechaza con toda clase de detalles el pacto PSOE-C’s, y dice que sólo cabe un ‘gobierno a la valenciana’, es decir de las izquierdas con la exclusión de Ciudadanos. Lo que es tanto como pedirle al PSOE ‘la luna de Valencia’ porque ese acuerdo que necesita la abstención de los independentistas catalanes no será aceptado por el Comité Federal del PSOE, como bien saben Sánchez e Iglesias.

Y especialmente este último quien, en su carta sobre la belleza de la lucha de David contra Goliat (sic), se declara preparado para la nueva contienda electoral, convencido que el PSOE no ganará las elecciones, y que ellos van a mejorar su resultado, sobre todo si logran un acuerdo electoral con IU.

Por supuesto en el PP -hoy bajo el huracán Rita- estarán encantados con la negativa de Iglesias al pacto de Sánchez con Rivera, porque lo que les preocupa de verdad es la posibilidad de la llegada de Sánchez al palacio de la Moncloa. Lo que al día de hoy no parece posible.